Vallenfyre — A Fragile King: desesperación, rabia y dolor

Ya avisábamos cuando presentamos a Vallenfyre que su álbum de debut podría ser uno de los discos de metal de 2011. Y así es, A Fragile King, es una auténtica maravilla de death doom ideada por la mente de Gregor Mackintosh.

El guitarrista y compositor de Paradise Lost nos ha descolocado a todos poniendo en marcha un proyecto de metal extremo en el que dar salida a toda su desesperación, rabia y dolor tras perder a su padre a finales de 2009 como consecuencia de un cáncer fulminante.

https://www.youtube.com/embed/50ItcaJ37Fs

Que nadie se espere un elepé amable, autocomplaciente, en el que los músicos se lucen, aquí todo es oscuridad desde la fabulosa portada de Orion Landau, que luce de maravilla en la edición el LP, hasta el propio título, que se refiere directamente a la lucha del padre de Mackintosh contra la terrible enfermedad.

A Fragile King es una rareza en sí y no podemos saber si habrá un trabajo así en el futuro porque se han conjuntado muchos elementos en su composición para que lo publicado sea único. Gregor Mackintosh solo lo podía elaborar con verdaderos amigos, colegas que le han arropado para crear otra superbanda metálica en la que se han involucrado Hamish Glencross (My Dying Bride), Scoot (Doom, Extinction of Mankind), Adrian Erlandsson (At The Gates, Paradise Lost) y Mully, técnico de guitarras de Paradise Lost.

La oscuridad del metal como vía de escape a un drama familiar

Si el 7″ limitado a 500 copias que editaron hace unos meses con Imperium Productions nos daba pistas para averiguar lo que estaban tramando Vallenfyre. Allí estaba ‘Desecration’, un tema de cuya letra sale el título del álbum y que resume a la perfección el sonido denso e incisivo del grupo. En la cara B de este single sold out estaba la inédita ‘Iconoclast’.

https://www.youtube.com/embed/ibetDfGWOFo

A Fragile King condensa sentimientos negativos, sí, y quien haya vivido en su familia circunstancias similares entenderá perfectamente la razón que ha llevado a Gregor Mackintosh a utilizar estas canciones como vía de escape, pero también en ellas encontramos diatribas contra la religión, la política o la sociedad. Todo ello nos obliga a definirlo como un álbum insano.

No iba descaminado quien ha definido lo que hace Vallenfyre como una mezcla de los primeros Entombed, Celtic Frost, Autopsy y Amebix, añadiéndole el toque doom que tenían los propios Paradise Lost al principio.

El disco con mayúsculas de metal de este año

Resulta extraño en un primer momento escuchar los guturales de Mackintosh, que son por otra parte uno de los aciertos del grupo. No hay concesiones en ningún momento. Todos los riffs, las melodías y la sección rítmica son brutales.

‘Cathedrals of Dread’ es el tema que ha sido elegido para el primer vídeo y no me cabe duda que es bestial porque mete miedo. ‘A Thousand Martyrs’ comienza con un escalofriante gruñido de dolor; ‘All Will Suffer’ es el retrato de la realidad del ser humano; ‘Ravenous Whore’ es old school cien por cien, aceleradísima, pasada de vuelta, un hallazago.

9.7/10

Lo mismo que ‘Seeds’, un corte más doom, tocado más a cámara lenta, con ese riff espectral, y ese guiño demente y abominable. ‘Humanity Wept’ sigue por la línea crust, convirtiéndose Vallenfyre en una máquina desbocada. ‘My Black Syberia’ es doom y muy gloomy. Finalmente en ‘The Divine Have Fled’ vuelven a acelerar el paso, terminando esta agotadora travesía con la introspectiva ‘The Grim Irony’, un epílogo para retratar el sentimiento que invadió a Gregor Mackintosh aquel día de diciembre de 2009 cuando su padre sucumbió al cáncer.

Sitio oficial | Vallenfyre
Más en Hipersónica | Vallenfyre, el nuevo supergrupo de death metal: A Fragile King puede ser uno de los discos del año