Vallenfyre están de gira por España y casi ni nos habíamos dado cuenta. Sabíamos que la presentación de Splinters iba a pasar por nuestro país con ocho fechas y que Oviedo iba a estar entre las ciudades elegidas. La sorpresa fue mayúscula. Tener la oportunidad de ver a una de tus bandas de cabecera en un escenario en el que puedes casi tocar a los músicos es mucho. La emoción que supone verlos en directo es tan grande que casi no hay palabras para narrarlo.

La cita será el miércoles 4 de febrero y en este Splinters Over Iberia Tour 2015 a Vallenfyre les acompañan los catalanes Foscor, una banda encuadrada dentro de lo que se llama avantgarde/black dark metal. Traen el notabilísimo Those Horrors Wither, así que no habrá que perdérselos.

Alguno se preguntará, ¿y por qué esa pasión por Vallenfyre? El terremoto que supuso para mí la salida de A Fragile King en 2011 nada tuvo que ver con que el alma de la banda británica fuera Gregor Mackintosh, guitarrista y compositor de Paradise Lost. Tampoco que junto a él estuvieran en el proyecto Hamish Glencross (My Dying Bride), Scoot (Doom, Extinction of Mankind) y Adrian Erlandsson (At The Gates, Paradise Lost).

Ni siquiera mi debilidad por Paradise Lost tuvo que ver. A Fragile King era un disco con tanto dolor implícito con el que dar salida a la fulminante muerte del padre de Mackintosh en 2009 como consecuencia de un fulminante cáncer. Y ese rabia, desesperación, cólera o tristeza lo hacía una maravillosa obra de death, doom y crust.

Vallenfyre reunían todo, o parte, de la herencia de bandas que en otros tiempos fueron referente para mí: Celtic Frost, Autopsy, los primitivos Entombed, Amebix o el doom de los primeros tiempos de Paradise Lost.

Vallenfyre eran la banda que alguien podría haber creado sobre el papel y nadie se había atrevido hasta entonces. Riffs, sección rítmica, los guturales de Gregor Mackintosh, todo estaba en su sitio. Nada faltaba ni sobraba, incluso había momentos old school tocados a uña de caballo y partes más lentas, más doom, más épicas y otras que casi daban miedo.

Creímos en los británicos y no nos equivocamos. Y Splinters, que llegó el año pasado, no hizo más que confirmarnos aquello. Aquello no era un A Fragile King segunda parte, ni siquiera las referencias eran las mismas. El cuarteto fraguó una obra más cruda, abrasiva y extrema.

Ahora las referencias, no siempre presentes en las canciones eran Bolt Thrower, Nausea, Terrorizer y Type O Negative; bueno, y también Death y Chuck Schuldiner, Autopsy o Celtic Frost, pero esto no era nada raro. Vallenfyre consiguieron elaborar un homenaje a las bandas de su juventud con la experiencia, y perspectiva que a sus miembros les han dado los años en activo.

Sí, están Bathory, Hellhammer, Discharge, Antisect o los primeros Napalm Death. Y Kurt Ballou (Converge) fue quien les puso los pies en la tierra, convocando a la banda en una casa y grabando en una sesión con todos aportando al resultado final.

Y sí, Splinters fue de lo mejor que llegó dentro del metal, dejémosnos de etiquetas, en 2014. Un disco aprovechable de principio a fin, con detalles de grindcore, doom opresivo, death metal old school, crust y unas calidad de la que muy pocos músicos serían capaces de firmar en estos tiempos.

Todo eso y mucho más es lo que Vallenfyre nos ofrecerán en los conciertos de esta gira. Espero que vengan con una tonelada de merchandising porque el espectáculo está más que garantizado. Todavía estáis a tiempo de verlos en Zaragoza (La Ley Seca, 3 de febrero), Oviedo (Whippoorwill, 4 de febrero), A Coruña (La Casa Tomada, 5 de febrero). No os arrepentiráis, palabra de un fan confeso de la banda británica.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments