Vattnet Viskar — Settler

No hay comentarios

Anda que nos han dicho poco desde que éramos niños aquello de no juzgar por las apariencias, de no hacer veredictos de un libro sólo por su portada. Aun con todas esas veces que hemos oído ese paradigma para la vida, seguimos cayendo en ello y terminamos dejando que algunos prejuicios nos alejen de personas o cosas la mar de interesantes. En mi caso pienso por ejemplo en lo que tardé en ponerme con el regreso de Vattnet Viskar, a pesar del muy buen sabor de boca que me dejaron con su debut Sky Swallower (Century Media, 2013) y sin embargo siempre lo terminaba dejando para más tarde.

¿Había motivos de peso? La verdad es que no. No presté demasiada atención a los adelantos, así que no había motivo a priori para arquear la ceja. Fueron motivos más banales como una gran cantidad de lanzamientos pendientes y una portada que me echaba para atrás (a pesar de lo bonito que me parece el homenaje que le hacen a Christa McAuliffe) y me hacían pensar en un intento de Sunbatherización de la banda de New Hampshire. Y ya se encargó el primer contacto de darme un buen sopapo para chocar con la realidad. Que las cosas externas son un absurdo impedimento que nos separan de maravillas tan imponentes como este segundo trabajo del grupo.

Vattnet Viskar, cuando las apariencias engañan

Por ello os encomiendo a que no os dejéis engañar por el envoltorio y que también dejéis a lado cualquier clase de prejuicio que tengáis sobre el black metal, porque os podéis perder como Vattnet Viskar lo expanden y lo enriquecen con esos toques de sludge atmosférico. Settler (Century Media, 2015) no deja de ser una prolongación de ese mimo exquisito para hacer arquitecturas preciosistas en forma de riffs pesados a veces acelerados y otras veces densos y opresivos. No obstante, no es mero continuismo lo que aportan aquí los estadounidenses, sino que logran dar todo un paso adelante en cuanto al refinamiento de su fórmula y en la ejecución de la misma.

No es mero continuismo lo que aportan Vattnet Viskar, sino un refinamiento de su fórmula y una mejor ejecución de la misma

A alguno se le pueden hacer cortos esos menos de 40 minutos que dura Settler, pero a mí en realidad me parecen una duración ideal porque no llega a saturar en ningún momento y deja hasta ganas de repetir. Se le podría dar palos por la duración si tuviera alguna carencia en las canciones que terminara dejando a medias tras terminar el disco, pero estamos ante un álbum contundente y muy sólido, donde cada canción cuenta con una personalidad propia muy identificable y se fortalece de su predecesora al mismo tiempo que nutre a su sucesora. Temas como ‘Colony’, ‘Yearn’, ‘Glory’ o ‘Settler’ son argumentos muy difíciles de replicar, sobre todo cuando sueltan algunos breakdowns que te peinan para atrás.

8/10

En conclusión, podemos decir que Vattnet Viskar han dado el paso adelante necesario para seguir labrándose un buen nombre dentro del metal extremo, tanto si queremos hablar del black metal como del sludge. No sólo han logrado darle más profundidad y empaque a su sonido, sino que también han pulido el apartado compositivo, haciendo canciones más destacables y sublimes que hacen de Settler un disco completo, muy notable y que te ofrece la dosis justa y necesaria para que termines rindiéndote ante ellos y su portentosa habilidad.