Con Víctor Manuel sé que no soy objetivo, ¿o sí? Desde hace años no ha hecho un disco reseñable ni ha aportado nada nuevo, más que apoyar ciegamente a la SGAE, que no nos olvidemos le genera sustanciosos beneficiosos de la carrera de toda una vida. De esa carrera es de lo que va Vivir para cantarlo, un repaso cronológico a su historia.

Y no soy objetivo porque a pesar de todo en Asturias le queremos y, al menos, para mí, su carrera hace aguas desde mediados de los ochenta, concretamente, tras Qué te puedo dar, que se publico en 1988. Acompañado de su hijo, David San José, al piano y Ovidio López a la guitarra se presentó en el Teatro Jovellanos de Gijón y consiguió llenarlo durante dos días.

http://www.youtube.com/v/bZFDPJgzzqg&hl=es_ES&fs=1&

Y además un retrato escrito desde Madrid, adonde se fue bien joven, en 1964, para estudiar canto y solfeo, de la realidad de una Asturias que a pesar de la industria seguía anclada en su pasado rural. Él lo contó al principio de su recital, que fue en cierta medida teatralizado, pues fue relatando, casi declamando, la historia de esas canciones y lo que estaba detrás de ellas. En definitiva, su porqué.

‘Mis recuerdos’, una fotografía de un pasado no tan lejano que mete miedo, con la que comenzó el recital, ‘La romería’, ‘Paxarinos’, ‘El Abuelo Vítor’, ‘La Planta 14’, la tremenda ‘María Coraje’, ‘Quiero abrazarte tanto’ o ‘Canción para Pilar’, y otras muchas que no cantó, marcaron sus primeros años y le dieron una popularidad que traspasó fronteras y le permitió hacer giras por Latinoamérica.

Se rió también de cosas que había hecho, como, acoto textualmente, un “pasadoble asqueroso” titulado ‘Soy de España’ y una no menos sonrojante ‘No quiero ser militar’. A mí casi me gusta más su etapa cancionera ya en Democracia: esa grandísima ‘Cómicos’, que dedicó a la huelga de actores que tuvo lugar en 1975, o ‘Sólo pienso en tí’, la historia de dos discapacitados psíquicos de Jaén que hoy contó tienen tres hijos, uno de ellos universitario.

También escuchamos ‘Soy un corazón tendido al sol’, ‘Luna nueva’, Ay amor’ o ‘Cuélebre’, un tema que aquí siempre cantó en asturiano, y no se olvidó de ‘Nada sabe tan dulce como tu boca’, ni de ‘La madre’, un tema que el no buscó sino que encontró en un breve de un periódico, ni de ‘Adonde irán los besos’. Y hasta ahí lo aprovechable, el resto fue una prueba palpable de los patinazos que ha tenido el de Mieres. De propina, regaló ‘Asturias’, que aquí es tanto o más que un himno. Y punto.

Sitio oficial | Víctor Manuel
Vídeo | YouTube

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments