Anuncios

Viva Belgrado — Flores, Carne

Mirando hacia atrás y escuchando las canciones creo que se puede apreciar una evolución, pero creo que simplemente es resultado de la actividad que hemos estado haciendo como grupo. Cuando entras en el circuito de grabar y girar acabas conociendo a muchas bandas y personas que te inspiran y te hacen crecer. Del mismo modo, siempre que hemos ido a grabar a un estudio hemos vuelto con la sensación de haber aprendido mucho (Cándido Gálvez).

Es fascinante ver como una banda va avanzando de manera desenfrenada desde su estado larvario hasta que cristaliza muchas de sus virtudes en un punto que no era imaginable antes. El caso de Viva Belgrado es un ejemplo de cómo hacer muchas cosas bien en muy poco tiempo sin tropezar en el intento. Porque es importante tener en cuenta que son una banda muy joven (se formaron en 2012) y ya se están consolidando de manera constante y paulatina como una de las bandas más potentes dentro de nuestras fronteras.

La noticia de la publicación de su primer LP me llegó de manera inesperada, indirecta y también tarde. Tanto que al poco ya estaba el disco en su Bandcamp para poder escucharlo. Una de las reflexiones que extraje hace más de un año , cuando sólo tenían una demo y un EP recopilados en 2013 por Tokyo Jupiter, solo podían ascender y liberarse de esa condición de banda prometedora evitando comparaciones excesivas con bandas muy similares como Daïtro, Sed Non Satiata o nacionales como Lisabö. Con eso podría bastar para que los cordobeses pudieran contar con la libertad de evolucionar a su ritmo y en una dirección más personal que les permitiera forjar su propia identidad.

Dónde está el techo para Viva Belgrado

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2506265231/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=4190536307/transparent=true/

Ahora con este Flores, Carne (Tokyo Jupiter, 2014) a nuestra disposición vemos que no solo han dado un paso adelante en cuanto a calidad, sino que también lo han dado en su desarrollo sonoro, puliendo diversas aristas y logrando un mejor ensamblaje entre el screamo, el hardcore y el post-rock del que beben. Aunque ellos mismos reconocen que han querido distanciarse de esa parte postrockera de su sonido, éste aún persiste en su armazón sonoro a pesar de haber optado por canciones más cortas en este lanzamiento (por no hablar de que temas como ‘Cáncer, Capricornio’ son Mogwai puro y duro, se pongan como se pongan).

Flores, Carne presenta mucha más intensidad y más crudeza emocional que todo lo que han venido mostrando hasta ahora

De estas 10 canciones, que en total suman alrededor de 32 minutos, sólo una supera la barrera de los cinco minutos de duración. Parece bastante obvio que en Flores, Carne han querido focalizarse más en realizar canciones y no perderse adornando las piezas. No se si podemos hablar de un disco muy directo, pero sí que presenta mucha más intensidad y más crudeza emocional que todo lo que han venido mostrando hasta ahora, por no hablar del salto en calidad que han pegado.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2506265231/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=4176687882/transparent=true/

Justamente ese alejamiento parcial del post-rock les ha servido para dar más personalidad a su sonido, por no hablar de que ha ganado también en solidez, garra e impacto. Viva Belgrado tocan y gritan desde las vísceras, no es pose, y ahí reside gran parte de su acierto. Viven cada canción y la expresan como si fuera su última voluntad. Ese tipo de urgencia que caracteriza el Screamo, por otro lado, pero ellos no se conforman con seguir las reglas del género, las hacen suyas.

8/10

Podemos decir que Viva Belgrado han cristalizado muchas de las cosas que se esperaban de ellos y han conseguido que su primer LP satisfaga con creces a todos los que los seguían con anterioridad e, incluso, labrarse un buen puñado de nuevos seguidores. Flores, Carne es uno de los discos más potentes y sorprendentes del hardcore nacional y no tienes excusa para no escucharlo ya mismo. Si los cordobeses ya se habían colgado el cartel de banda a seguir en el futuro, ahora da miedo pensar hasta dónde pueden llegar en caso de seguir progresando.

Anuncios