Anuncios

Votum — Harvest Moon: salvando los muebles

Supongo que, aquellos que me conocéis en mi etapa de comentarista en esta casa o bien en mis anteriores aventuras blogueras en solitario, me habréis leído o escuchado en varias ocasiones hablar con entusiasmo de la escena progresiva polaca, la cual he llegado a convertir casi en una religión a la que no he dejado de sumar adeptos. Pues bien, ahora he de decir que lo siento, creo que he inflado excesivamente la burbuja y al final nos ha estallado a todos en las narices. La escena polaca no es para tanto, o al menos, no está a la altura del monstruo de cuya creación me considero parte responsable.

Primero fueron los bodrio-discos que siguieron al interesantísimo debut de Mairuz Duda con Lunatic Soul, el año pasado vinieron Quidam con una aberración pop que no recomendaría ni para torturar a los presos de Guantánamo, en febrero Riverside nos decepcionaron a todos con un disco de una factura técnica excelente pero capaz de dormir al propio Christian Bale en el Maquinista, y por último, llegó el asalto al dollar, digo el salto al Djent, por parte de Disperse. El único rayo de luz entre tanta tiniebla fue lo nuevo de Moonrise, el Juan Palomo polaco, cuyo disco salió el año pasado y aún no he digerido convenientemente como para poder hablar de él. ¿Y Votum? ¿Serán otro clavo en el ataúd del Prog polaco?

Una evolución constante

Los polacos Votum llevan como banda desde el año 2003, aunque no fue hasta el pasado 2008 que pudieron lanzar al mercado su primer disco Time Must Have a Stop, en el cual aún se apreciaban retazos del Metal Extremo que habían venido ejecutando sus miembros en proyectos anteriores. La gran acogida del debut, sobre todo en referente a los temas más atmosféricos, les llevó a profundizar en esa faceta de cara a su segunda obra, Metafiction, álbum con el se les comenzó a considerar los Anathema polacos debido a su Rock Atmosférico y melancólico.

Fue ese Metafiction el que me llevó a conocerlos y casi venerarlos tras pepinazos como ‘Falling Dream’ o ‘December 20th’, temas de una envergadura tal que taparon completamente las lagunas del resto de temas del álbum. Tras haber quemado estos dos coplones en estos 3 años de espera, Votum regresan este 2013 con Harvest Moon, nombre de uno de mis obras favoritas de ese señor cuya faz uso como avatar. Obviamente este disco y una de las obras magnas de Neil Young no tienen nada que ver pero… ¿habrán estado los polacos a la altura? Veamos.

El peso de los antecedentes

Lo primero que sentí al escuchar Harvest Moon fue una extraña sensación de alivio. No es que esperase encontrarme un disco pobre o aburrido, es que los antecedentes polacos habían pesado mucho estas últimas semanas y me hizo estar prevenido para lo peor. Afortunadamente, el Rock Progresivo y Atmosférico seguía ahí, tal y donde lo dejaron en Metafiction, la voz de Maciej Kosinski también seguía ahí, y la base rítmica también estaba al nivel mostrado en anteriores entregas.

https://www.youtube.com/embed/OLLH143dY0U

Sin embargo he de reconocer que, a pesar de todo, en las primeras escuchas había algo que no me cuadraba, algo que no me llevaba a engancharme al disco a la usanza de lo que lograron despertar en mí con su obra de 2010. Todo cambió cuando dejé de buscar un ‘Falling Dream’ en Harvest Moon, e intenté disfrutarlo por lo que realmente ofrece, no por lo que yo deseaba que ofreciera. Obviamente cometí un error al aproximarme a Harvest Moon con una inclinación preconcebida a hablar mal de él o a mostrar desilusión, pero claro, la decepción, con la otrora mi escena progresiva favorita, pesaba demasiado.

Rock Progresivo no complejo y sin complejos

Una vez liberado de todos estos prejuicios he de reconocer que Harvest Moon es un buen álbum, mejor dicho, es un gran álbum. No posee, como he dicho antes, los singles de apertura y cierre del anterior álbum, pero cuenta con temas muy pero que muy disfrutables, y todo esto en canciones pertenecientes a cada una de las aristas que conforman sus fronteras estilísticas. Por un lado han sido capaces de hacerme menear la cabeza como un poseso con ‘Cobwebs’ o ‘Ember Night’, trallazos ambos de gran Metal Progresivo Moderno, totalmente a la altura de los mejores momentos de sus compatriotas y referentes Riverside.

https://www.youtube.com/embed/4a09404E5_Q

Por otro, han seguido mejorando el aspecto atmosférico de su música, han potenciado las melodías vocales y los coros y han añadido nuevos matices a su música, todo ello sin caer en el remanido virtuosismo o las estructuras hipercomplejas que tanto repugnan a los neófitos. Con esta profundización en su personal estilo, el cual se va haciendo cada vez más marcado, han dado a luz a un disco muy versátil y que no satura a pesar de contar con temas de más de 7 minutos de duración media, todo ello gracias a unos desarrollos lentos pero ricos en matices que nos obligan a permanecer atentos en todo momento.

https://www.youtube.com/embed/nDgT48cLfgM

Una vez superado el potente inicio y cruzado el ecuador del disco se encuentran los para mí momentos más estimulantes de todo el metraje, ya que es ahí donde queda claro que Votum se han liberado de las ataduras creadas por su propia autoexigencia y comienzan a trabajar sin verse obligados a hacer justicia a lo mostrado en su anterior lanzamiento. ‘Bruises’ y ‘Steps in the Gloom’ son temas totalmente merecedores de aparecer entre los grandes éxitos de la banda, el primero por la belleza de su melodía y lo bien ejecutada que está esa ascensión parsimoniosa, sin prisa pero sin pausa, y el segundo por contener el estribillo más brillante de todo el disco y por el magnífico trabajo de toda la base rítmica de la banda y por supuesto del guitarra solista.

7.8

Sintetizando, Harvest Moon es, a buen seguro, el mejor disco que sacará una banda polaca este 2013. No es una obra maestra a la altura de Out of Myself, Anno Domini High Definition o S.U.S.A.R, pero es la única preparada para defender con armas de peso al Rock Progresivo de su país. Puede que en el pasado haya inflado en exceso al Rock Progresivo polaco. Afortunadamente, al menos la banda en la que menos confianza había depositado de todas las destacadas por mí, ha acabado siendo quien ha maquillado un poco el resultado. Lo sorprendente es que esta banda haya sido Votum y lo haya logrado de esta manera, ya que era la banda a la que consideraba con menos potencial que el resto de sus compatriotas por ser la que tenía una personalidad menos marcada.

Anuncios