Warbringer en concierto en Oviedo (Sala Kandela, 28–11–2011): destinados a liderar el thrash metal en los próximos años

Como bien dicen en su compañía de discos, la siempre cazadora de talentos Century Media, en la música hay líderes y seguidores. Warbringer no inventaron un sonido propio porque antes de ellos hubo grandes nombres como Exodus, Testament, Anthrax, Slayer, Sodom o Metallica, pero con ellos el relevo generacional, que siempre hace falta en esto de la música esta garantizado.

Porque Warbringer se han colocado con solo tres discos de estudio y una calidad compositiva e instrumental asombrosa, aparte de su sonrojante juventud, en el punto de mira de público y crítica especializada como posibles líderes en años venideros del thrash metal internacional.

La noche del lunes los tuvimos en Oviedo por gentileza de Thrasway, un concierto que nadie se esperaba y que fue un exito organizativo, en taquilla y una buena manera de testar en una pequeña sala como se las gastan los californianos en el escenario. La verdad es que fue una delicia sentir el poder del thrash metal en el cuerpo, eso sonido arrollador que combina ferocidad y sutileza que solo unos pocos son capaces de saber como fabricarlo.

Steve Evetts, productor de bandas como The Dillinger Escape Plan, Symphony X o Sepultura, les ha dado la confirmación en este tercer álbum, Worlds Torn Asunder, que lleva poco tiempo en la calle y en el que podemos apreciar el recorrido que ha tenido una banda que nos asombró en 2008 con su debut, War Without End, con ese thrash old school que pecaba de una producción casi maquetera.

En el escenario la verdad es que no hubo mucha diferencia entre el material que tocaron de éste, de Walking Into Nightmares, su disco de 2009, y su reciente entrega. Warbringer ha mejorado muchísimo con su nuevo batería, Carlos Cruz, ex Hexen, con el que ya grabaron Worlds Torn Asunder. Este músico es una apisonadora en el escenario y es digno de ver como maltrata los parches, platos y el bombo, de tal manera que parece un titán.

Y si a esta baza le sumamos la de John Kevill, un vocalista que lo tiene todo: porte, arrojo, voz y una enorme capacidad de meterse al público en el bolsillo, lo que consiguió desde el primer minuto de los casi setenta y cinco que estuvieron en las tablas. Él mismo decía no hace mucho en una entrevista con The Metal Circus hablando sobre el público que “Europa Occidental se mea encima de cualquier mercado estadounidense, con la excepción de Chicago y New York”.

No cabe duda la sincronía que tuvieron con el público asistente, que en la parte inmediata al escenario empezó a hacer mosh pit desde el minuto 1. En su concierto les dio tiempo a hacer un buen puñado de temas como ‘Living Weapon’, de su nuevo disco, ‘Jackal’, ‘Prey For Death’, ‘Shattered Like Glass’, ‘Hell on Earth’, ‘Savagery’, ‘Total War’ o ‘Combat Shock’. Todos ellos servidos con una variedad de riffs extraordinaria.

MySpace | Warbringer
Fotografías | Víctor R. Villar en Flickr
Más en Hipersónica | Gira española de Warbringer: una oportunidad de ver a estos hachas del thrash metal, Warbringer — War Without End

Anuncios