Anuncios

Wesley Matsell — Total Order Of Being

No es oro todo lo que reluce, pero casi. En Border Community, la casa de James Holden, saben siempre lo que se traen entre manos. Fichan a productores que encajan con su engranaje sonoro, y luego todos se alimentan unos de otros, es un sello bastante permeable en ese sentido, y nada más escuchar el distinguido sonido de sus artistas, se nota enseguida qué casa es la dueña. Hoy hablamos de otra de esas referencias que alegran el día, la noche, la fiesta y lo que haga falta. Se trata del nuevo EP de Wesley Matsell, Total Order Of Being (Border Community, 2014).

https://soundcloud.com/border-community/total-order-of-being

Este año también ha lanzado un single conjunto con Nathan Fake (Black Drift / Bismuth, muy recomendable), pero antes fue el turno de una publicación en solitario. Y la vuelta a Border. Un EP que llega en forma de cuatro temas con sonidos que se retuercen, que hipnotizan y que en ocasiones te llevan a sonidos tribales que bailar en algún lugar selvático, alejado de internet. Esta vez no cuenta con toda la potencia de la que hacía ostento en Zones Within Zones (Studio Barnhus, 2012), pero se centra más en las texturas de su paleta sonora. Y con ritmos más frenéticos en general, no tan dados a la épica que reinaba en el anterior epé. Un conjunto de arpegios locos, de capas de efectos muy juguetonas en el que el hilo rítmico marca el camino. Temas como el que dan nombre al EP, encargado de abrir dicha referencia, son una muestra de esta mezcla entre zapatilla y ese esquema sonoro elocuente, propio de Border Community.

7.3/10

Una paleta sonora que se abre y empieza a emitir arpegios luminosos de mucha vitalidad, transmisores de pura energía, al estilo de Lone. Es el caso de cortes como ‘Future Beacon’. Capas complejas por la cantidad de recursos y efectos vertidos, a pesar de ese toque festivo que irradia el epé. Dos temas que se ven contrarrestados en la segunda parte con temas que tampoco están exentos de multitud de filigranas para jalonar la melodía, pero que suenan más apagados. En ellas encontramos construcciones creativas y esa rave tribal, como a la que nos transporta ‘Rite of Pant’, que es la que suena antes de que se otorgue la muerte por kiki. Así pues, en líneas generales, un EP bastante completo con cuatro buenos temas, con diferente pelaje a pesar de los mismos patrones y que sobre todo muestran una cosa: la capacidad imaginativa de Wesley Matsell en sus composiciones para seguir ofreciendo música muy elocuente, divertida y con mucho pedigrí para romper la pista de baile.

Anuncios