“When Nalda Became Punk” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/When-Nalda-Became-Punk.jpg» class=”centro” />Hace no demasiado hablábamos en Hipersónica sobre la incipiente y excitante escena musical gallega (segunda parte, aquí). En los comentarios, algunos lectores nos reprochaban el encasillamiento estilístico en el que incurríamos al hablar únicamente de grupos noise, garageros o, en menor grado, psicodélicos. Que le habíamos puesto puertas al campo. No era la intención del reportaje, ni mucho menos, dejar de lado otras propuestas que se están cociendo en Galicia, el-lugar-que-importa ahora mismo en España si hablamos de música pop. Hay más. Y ese más incluye el indie pop. Y ahí, en este terreno, desde Vigo, se mueven When Nalda Became Punk.

De la nostalgia al más allá

Echando un vistazo a las portadas que han ilustrado todos los trabajos de When Nalda Became Punk no cuesta adivinar sus coordenadas artísticas: el indie, el twee, el jangle, la C86. De todo ello hemos hablado por aquí más de una ocasión ocasión. When Nalda Became Punk viven de la nostalgia de aquel primer indie pop que alegró las vidas de miles de chavales a finales de los ochenta y a principios de los noventa y que las sigue alegrando tantos años después. Dado que podemos decir sin demasiados miramientos que existe cierta corriente revivalista de todo aquello, especialmente en su versión jangle pop, lo que hacen When Nalda Became Punk no debería extrañar a nadie.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=4199811136/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Esto, por descontado, sólo sirve para contextualizar. A veces es aburrido. A veces no. Da igual. Lo importante en este caso es levantar la tapa de los magníficos trabajos gráficos que decoran su música y escarbar entre sus canciones. ¿Funcionan? Es una pregunta importante, porque, y esto lo saben bien quienes siguen con frecuencia la nueva escena garagera, no importa cuántas veces se haya hecho lo que tú estás haciendo siempre y cuando tus canciones tengan gancho. Inscribirse dentro de un revival no es por sí mismo negativo ni motivo de reproche. El único problema es que tendrás que hacerlo muy bien para llamar la atención.

La exigencia para When Nalda Became Punk o para cualquier otro grupo estrictamente nostálgico es mayor. ¿Logra A Farewell To Youth superar la prueba no de su tiempo, sino del tiempo en el que se inspira? A ratos. Generalmente, en las canciones propulsadas por el espíritu punk. Mi favorita, de largo además, es ‘Moderns, You Should Stay in Home’, que además de tener un título espléndido condensa en apenas tres minutos todo lo que hizo grande a grupos como Heavenly. También funciona muy bien ‘Satellites’, que acude los cenagosos terrenos del shoegaze y de los Field Mice del Snowball. Se puede decir lo mismo de ‘Sometimes’, también muy Heavenly.

Lo que se esconde detrás de las canciones

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=2800550566/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

When Nalda Became Punk son Elena Sestelo y Roberto Cibeira. El proyecto lleva varios años en pie y cuenta con unos cuantos EP y singles a sus espaldas. Hay alguien más detrás de las canciones: como ellos explican, el dúo contactó con Ian Catt para dar forma definitiva a su sonido. Catt había trabajado con anterioridad con grupos como Saint Etienne, Heavenly, The Field Mice o Northern Picture Library. Mezcló las canciones de A Farewell To Youth y el trabajo de When Nalda Became Punk quedó impregnado, con estupendo resultado, del espíritu de todos esos grupos. Los arreglos, la producción, la mezcla es insuperable. A Farewell To Youth suena de maravilla. Su etiqueta en bandcamp dice lo-fi, pero aquí la baja fidelidad tan sólo es una referencia, no una realidad.

A Farewell To Youth contiene suficiente buen material como para creer que When Nalda Became Punk crecerán en el futuro. En algunos momentos siguen la estela de unos The Pains of Being Pure At Heart aún enlatados en su primer disco (‘My Headache is Gone’). En otros incluso se acercan a Beat Happening (‘Before 5’). Eso está muy bien, pero el disco se pierde en lo intrascendente. Me sucede en ‘Songs of Love’, ‘The Young Artist’ o ‘Modest Circus’. Está bien explorar la ingenuidad adolescente, pero a ellos les sienta mucho mejor la explosividad ruidosa de ‘Summer, You and Me’, porque ahí los defectos pasan más desapercibidos e importan menos.

“6” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/6-1.jpg» class=”derecha” />Al final, A Farewell To Youth no es más que el disco que cualquier debutante, en estas coordenadas, aspira a sacar. Y eso es suficiente y está muy bien. Algunas canciones para el recuerdo, para volver a ellas durante el resto del año, muchas intenciones, echarse en manos de la vieja guardia y completar la jugada con cosas como la homónima ‘A Fareweel To Youth’, que podría pasar como la mejor canción del disco. ¿Veis? Sí hay más cosas en Galicia. Y esperemos que por mucho más tiempo (y mejor).

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments