<strong>Wilco</strong>, esa banda indiscutiblemente imprescindible, había pasado varias veces por nuestro querido país, como por ejemplo el pasado mayo, en el archiconocido Primavera Sound. Ahora la banda se decidió pasar una vez más por la península y una de sus paradas era Murcia. La primera vez que iban a pisar la capital de la Región siendo uno de los cabezas del cartel del <span class="caps">BUM</span> 2012. El momento era histórico y yo no estaba dispuesto a perdérmelo. Wilco es una de mis bandas preferidas y quien sabe si pensaba volver algún día por aquí.<!--more--></p>

Un clima y unos teloneros poco atractivos

<p>La velada comenzó pronto, pero con la constante amenaza de la lluvia otoñal sobre nuestras cabezas. Llegamos pronto para poder pillar un sitio en primera fila y así poder ver a Jeff Tweedy y al resto de la banda a la menor distancia posible. Pero el evento comenzó a las seis y la banda no haría aparición hasta las diez de la noche. Tocaba esperar escuchando bandas desconocidas y esperar que alguna diera alguna sorpresa. Así estuvimos acompañados por <strong>The Hazey Janes</strong>, una banda que ya ni me acuerdo de cómo sonaba pero sí recuerdo cómo me aburrí con ellos. </p>
<p>Seguido vinieron la banda murciana <strong>The Leadings</strong>, que no partían con una buena premisa para enamorarme ya que el electropop que practicaron no es lo mío (aunque lo hicieron con suficiente actitud como para que no me resultará tan horroroso) y por último llegaron los irlandeses <strong>Delorentos</strong>. Quizás estos últimos se me atragantaron de más debido a lo manida de su fórmula (me sé de miles de bandas indies que suenan igual, pero con más gancho que los irlandeses) y porque yo ya estaba ansioso por ver a la banda por la que me había desplazado hasta la Plaza.</p>
El Yankee Hotel Foxtrot que lo domina todo
<p>La lluvia nos hizo compañía durante todas las actuaciones, así que el temor porque también hicieran acto de presencia durante la actuación de la banda estadounidense  No faltó, pero por suerte el clima no consiguió distraerme de lo que estaba por llegar. Una vez Jeff Tweedy comenzó a tocar con su guitarra los acordes de &#8216;<strong>Poor Places</strong>&#8216;, mi mente no podía estar ante otra cosa. Rápidamente enlazaron con &#8216;<strong>Art Of Almost</strong>&#8216;, porque no olvidemos que todavía están de gira promocional de su último trabajo, <a href="http://www.hipersonica.com/criticas/wilco-the-whole-love-hay-que-tener-las-ideas-claras">The Whole Love</a>. </p>
<p>Pero no fue ése el principal protagonista de la noche y sí lo fue el que quizá sea su trabajo más querido por los fans, el sobresaliente<strong> Yankee Hotel Foxtrot</strong>. Conté siete temas de este trabajo contra cinco de su más reciente referencia. Y solo dos del que con seguridad es mi trabajo favorito de este grupo, <strong>Summerteeth.</strong></p>
<p>Valorando la actuación, podría resumirlo en plan Risto Mejide: Fueron sobresalientes en la ejecución, pero fríos en el sentimiento. Sí, los temas los tocaron estupendamente, con muchos momentos de experimentación a lo jam band y consiguieron que los temas sonaran fabulosos gracias al trabajo instrumental en temas como &#8216;<strong>I Might</strong>&#8216;, &#8216;<strong>Born Alone</strong>&#8216;, &#8216;<strong>Impossible Germany</strong>&#8216; o &#8216;<strong>Heavy Metal Drummer</strong>&#8216; (por citar unos cuantos). Pero a la banda no consiguió buscar una mayor conexión con la audiencia. </p>
Condiciones más favorables y otras (malas) hierbas
<p>Jeff Tweedy tendrá una gran variedad de virtudes, pero como frontman (al menos esa noche) dejó que desear. Pocas palabras con el público, y vi que se sentía más cómodo cuando se desplazaba hacia atrás, lejos del micro y cerca de sus compañeros. Quizás fuera porque no sería una noche nada especial para él, porque no estaba muy contento con las condiciones acústicas de la Plaza de Toros, o por sus constantes jaquecas. O también porque el público (joven en su gran mayoría) estaba de subidón por las bandas anteriores y estaba preguntándose &#8220;¿Quienes son este grupo de abuelos tan aburrido?&#8221; mientras esperaban con impaciencia la posterior entrada de Lori Meyers (no en mi caso).</p>
<p>La banda actuó de forma holgada. Tweedy con su múltiple arsenal de guitarras en ristre, un Nels Cline frenético con la guitarra que tan mal trató el sonido de la plaza, Pat Sansone alternando con soltura entre los teclados y la guitarra, y Glenn Kotche dando una lección en la batería de forma sensacional. El grupo en conjunto consiguió estar bastante bien a la hora de tocar, dando una gran dimensión a sus temas, pero con la sombra de dar la sensación de que esto era un mero trámite para ellos. Pero, bueno, yo me quedé satisfecho. </p>
<p>Las cerca de dos horas que duraba su actuación se me pasaron en suspiro y yo me lo pase estupendamente aun con el pensamiento de que las cosas hubieran sido muy diferente con otras condiciones más favorables. Y al final, ¿pasarlo bien no es lo que la mayoría buscamos cuando vamos a un concierto? No podré decir que haya sido el mejor concierto de su vida, pero por lo menos puedo presumir de haber podido ver a una de mis bandas favoritas en un terreno tan poco habitual como el de mi tierra, Murcia. Y con el buen recuerdo de haber podido ver algunos de mis temas preferidos de la banda como &#8216;<strong>Jesus, Etc.</strong>&#8216; e &#8216;<strong>Impossible Germany</strong>&#8216;.</p>
<p>Imagen | <a href="http://www.flickr.com/photos/paul_hayes/7677379232/">Paul Hayes (tomada en un concierto del pasado mes de julio)</a>

 

 

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments