Anuncios

Wild Dawn — Pay Your Dues: es solo Rock and Roll pero me gusta

Resulta bastante extenuante ponerse a recomendar un disco que, aunque sabes que no es la hostia de manteca, te ha dado suficiente disfrute y diversión para darlo a conocer. A todos nos gusta encontrar a los próximos Graveyard o los próximos Kadavar, capaces de hacer un trabajo de Rock clasicote y espectacular por los cuatro costados, pero no hablamos suficientemente de ese disco de una banda modesta que no ofrece más que unos buenos minutos. Que no engancha de una manera bestial, pero que te lo puedes poner perfectamente en cualquier situación para darle un poco más de color.

Esa clase de discos que solo escuchas por sus riffs grandes como camiones. Aunque las canciones no sean enormes, te valen con sus guitarras, con las que te pondrías a hacer air guitar como un poseso. Podría llamarse el “efecto Black Label Society” ya que, a pesar de que nunca fueron una banda trascendental o llamativa, contaban con alguna que otra pieza musculada y con fundamento, sobre todo en su debut Sonic Brew. El que no haga headbanguing como un loco con un tema como ‘Bored To Tears’ que tire la primera piedra. Pues el disco que hoy nos ocupa cumple con ese efecto, aunque igual no con la misma medida.

Wild Dawn, viviendo el Rock duro como sus referentes

El disco tiene por título Pay Your Dues: ¿qué necesitas saber de el? Para empezar, quien lo ha hecho. En este caso, el grupo que lo ha parido se llaman Wild Dawn, cuatro franceses de la bella Orleans. Luego aparte, el disco tiene una portada similar a la de un cómic algo gore, pero tranquilos, que no vais a encontrar Grindcore ni nada por el estilo. De hecho, ellos mismos se declaran amantes del Rock and Roll, y así se destila en los doce cortes que componen este segundo álbum.

Si eres de los que le pide algo más a los grupos actuales de Hard Rock, probablemente Wild Dawn no sean plato para tu gusto. Desde el primer minuto se ve que lo que buscan no es precisamente innovar, sino tocar según los cánones marcados por sus ídolos y referentes, que van desde Deep Purple hasta Motörhead, pasando por los primeros Van Halen. Ese tipo de sonido es lo que te vas a encontrar en los cincuenta minutos que componen el segundo disco de los franceses.

Cuando los riffs de guitarra son tu mejor arma

Quizá sea uno de los principales problemas del disco, y es que sus referentes son tan claros y evidentes, que te olvidas de que no estas escuchándolos a ellos, sino a otro grupo. No tienen un sonido que oigas cuatro segundos y rápidamente lo identifiques con ellos. Afortunadamente, lo intentan compensar con una contundencia y actitud arrolladoras. Cuentan con tan buen arsenal de riffs que no resulta tan grave ese aspecto negativo. De hecho, muchos adoran a Lemmy precisamente por compensar su repetición con una buena y eléctrica dosis de buenos riffs.

Desgraciadamente, no es una potencia que se mantenga durante las doce canciones de este disco. Aunque algunas sean tan buenas que dan ganas de practicar la guitarra aérea, algunas pecan de demasiado olvidables. Por eso, si no te hacen excesiva gracia esta clase de revivals, difícilmente Wild Dawn te harán cambiar de opinión. Es muy complicado que este disco acapare muchas listas o tops en algunas de vuestras páginas favoritas. Ni siquiera los metería en la mía. Pero ojo, eso no le quita que sea un disco que desprende tanto buenrollismo que te sirva para animar una anodina tarde o para complementar una actividad deportiva como correr.

Wild Dawn- Pay Your Dues

El segundo álbum en largo de los franceses Wild Dawn cuenta con suficientes ingredientes para animarte en cualquier momento del día, empezando por la buena colección de riffs de guitarra que despliegan. Aunque, de igual manera que te puedan gustar, también cuentan con elementos que puedan hacer que los descartes de primeras. Si solo buscas un disco con el que pasar un buen rato y animarte, este no te decepcionará.

* 01. Back on Track
* 02. Bitter Mind
* 03. Sometimes
* 04. S.A.D Story
* 05. Ain’t Life Grand
* 06. Plague of the 21st Century
* 07. I’m My Own Worst Ennemy
* 08. Ain’t Your Life
* 09. Better Days
* 10. Stonecold Motherfucker
* 11. Let’s Make a Big Mistake
* 12. I Hate My Band

Lo mejor

  • Desprende buen rollo a raudales
  • Cuenta con un buen arsenal de riffs de guitarra muy ricos
  • Contundencia y energía arrolladoras

Lo peor

  • Algunas canciones pecan de ser muy olvidables
  • Si no te gustan los revivals de Hard Rock, este disco no te hará cambiar de opinión
  • Trascendencia nula o casi nulas
  • Al escucharlo, piensas más en sus referentes que en ellos mismos
Anuncios