“Wim Mertens” src=”http://img.hipersonica.com/2013/05/wim-mertens.jpg» class=”centro” />

Wim Mertens es uno de los grandes de eso que se denomina música minimalista de tradición clásica, una propuesta que lleva defendiendo adaptada a distintos formatos y formaciones. El compositor belga volvía a Gijón para presentar su último disco A Starry Wisdom, su último disco de los más de sesenta que ha publicado en una carrera que comenzó en 1980. En la segunda parte de la gira española de siete conciertos está acompañado por Lode Vercampt (violenchelo) y el veterano clarinetista y saxofonista Dirk Descheemaeker, con quien lleva colaborando desde hace más de tres décadas.

Wim Mertens, un compositor al que le faltó un score como The Piano

Wim Mertens planteó su recital en dos partes. En la primera, de casi una hora de duración, se ciñó a revisar A Starry Wisdom casi en el mismo orden que aparece en el disco, cambiando únicamente el oden entre ‘Ausgedehnt’ y ‘The Scene of Two’. En estos ocho cortes se pudo ver a Mertens ejerciendo de pianista y contratenor, arropado por dos músicos brillantes que subrayaron cada una de sus matices e improvisaciones.

Wim Mertens estuvo sobrado en esa primera parte y logró convencer al público, que entregado se preparó para una segunda parte donde cayeron todos los clásicos, rematando un concierto de unas dos horas con generosos bises. Hubo feeling entre público y artista y eso se notó conforme iban pasando los minutos. Él lo agradeció levantándose de su asiento, pidiendo a sus dos músicos que hicieran lo propio y dando la impresión de que estaba muy cómodo.

En esa segunda parte hubo momentos deliciosos, comenzando por ‘Inergys’, ‘The Personell Changes’, siguiendo con ‘La Fin de la Visite’, y más tarde con ‘No Testament’. No había prisas, nadie ni él mismo la tenía, y la primera del bis fue ‘According To The Real’, acercándose a la música de cámara en este tema original de Zee Versus Zed.

En ese apoteósico final volvimos a darnos cuenta que a Wim Mertens le faltó la suerte que tuvo Michael Nyman con la banda sonora de The Piano, que pasó de ser un compositor de culto a un artista de masas. Y es cierto que entre ese score y el que él preparó para The Belly of An Architect, curiosamente también una película dirigida por Peter Greenaway, no hay grandes diferencias.

“nota 9” src=”http://img.hipersonica.com/2013/05/nota9.jpg» class=”derecha_sinmarco” />En definitiva, lo suyo es música popular, sino qué son acaso ‘Birds For The Mind’, ‘4 Mains’, ‘Close Cover’ o ‘Struggle For Pleasure’, piezas todas ellas ya clásicas e imprescindibles de su carrera musical. La ovación que se llevó por parte del público, que lo despidió de pie antes de que se encendieran las luces del teatro, es suficiente premio para un grande como Wim Mertens.

Sitio oficial | Wim Mertens
Fotografía | Alex Vanhee

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments