“Querido Philip Hansen Anselmo, aquí un sincero y gran admirador de tu música. Espero que esta carta que te mando no te pille muy ocupado y le puedas dedicar el pertinente tiempo para leerla tranquilamente, porque lo que te quiero expresar tiene mucha importancia. La mayor parte de mi adolescencia la he vivido escuchándote gritar palabras de furia con Pantera, por lo que se puede decir que he crecido contigo y con los hermanos Abbott y Rex Brown como acompañantes (sin vosotros saberlo siquiera). No obstante, cuando mi educación musical pasó a un nivel un poco superior, me fui sintiendo más atraído por otro proyecto tuyo con el que te sientes muy a gusto, Down.

Me gustó mucho que aprovecharas este proyecto para dar rienda suelta todas esas cosas que ya se apuntaban en Pantera. Ya sabes, dar una forma más definida a lo que era el Sludge Metal, sacarle un poco más de jugo al legado de Black Sabbath y coger también una pizca de Rock Sureño. Hasta se te veía mucho más suelto como vocalista que con la banda que te dió a conocer. Sin embargo, no le sacas todo el jugo que deberías al grupo. En 22 años, tres discos (discazos) y el año pasado un EP, pero nos prometiste cuatro de los que no sabemos nada. Vale, te pasas mucho tiempo en directo -aunque por mi ciudad no pasas, mamón- y ahora te has sacado de la manga un disco “en solitario” para demostrar que tienes el saco escrotal muy bien armado, pero me siento desatendido. Por eso, he optado por irme con otra banda que me ofrece mucho de lo que me da Down, pero con más actividad y encima de mi país. Pero que sepas que no es nada personal.

Un saludo, Black Gallego.”

Wis(h)key, armas añejas pero bien engrasadas

Tras este intento de ser una introducción, creo que he dejado claro por qué terrenos se mueven la banda que hoy nos ocupa y que espero os guste al menos una pizca de lo que me gustan a mí. Si he sido demasiado críptico, seré más explícito. El grupo en cuestión viene de Barcelona y se llaman Wis(h)key y, según se ve en su bandcamp y en sus temas, también les gusta mucho lo que Anselmo hace en Down. Y en Pantera.

Quizá las armas no sean del todo nuevas, pero está claro que estos barceloneses las tienen muy bien engrasadas y dispuestas a destrozar. Abrir con la rabia y la intensidad de ‘Voodoo River’ no está al alcance de muchos y ellos se encargan de dar un buen golpe sobre la mesa con dicho tema. Riffs muy bestias y con gancho, casi como cañonazos, un batería, Marcos López, como un efectivo martillo neumático y un cantante, Ori Novella, con una técnica brutal que deja en calzones hasta al más pintado. Y mantiene el tipo sin ningún problema, lo que me lleva a pensar que pueda tener cuatro pulmones en vez de dos.

Riffs bestias como cañonazos y un cantante de voz brutal

Tal despliegue inicial de poco serviría si no hubiera algo más en el resto del disco. Por suerte, en este Manifesto of New Standards tenemos tralla de la buena y en cantidad. Destacando temas como ‘To Hell & Back Again’, con características casi de single y con tablas suficientes para ser uno de los temazos del año. Un riff de guitarra bestial y un estribillo con suficiente impacto para perdurar en nuestras cabezas para corearlo a grito pelado en directo. Si me tuviera que quedar con un único tema, probablemente me quedaría con este.

Pero en el disco encontramos muchos más, desde el guiño a Pantera en ‘Thrasher Ass’ pasando por el amago psicodélico de ‘Alone (Unreal Loop)’ o temas brutales como ‘Useless Days’ o ‘Tools Of A Sick Power’, hasta terminar en ‘Wasted Crew’, un tema totalmente apto para poguear como un loco, incluso estando solo en tu casa. Por poner un punto negativo, quizás la balada ‘Life Grows Wild (On Your Resting Place)’ no me termina de entusiasmar, pero tampoco es que me impida disfrutar del resto del conjunto.

8.3/10

El disco ha sido una auténtica sorpresa para mí, y os aconsejo no dejarlo pasar y aprovechar este diciembre para echarle el guante a uno de los discos más directos y potentes de este año en nuestro país. El trabajo instrumental aquí es apabullante y tremendo, desde las sucias y adictivas guitarras hasta el martilleante sonido de su batería. Y también destacar la labor vocal de Novella, que me ha dejado impactado desde el minuto 1. Si sois tan fans de Phil Anselmo y de Down como yo, este disco os gustará.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments