Wu-Tang Clan — A Better Tomorrow

Incluso aunque uno no sea muy curtido en esto del Hip Hop, Wu-Tang Clan es uno de esos grupos que no suelen (ni deben) faltar. Son parte ya de la cultura popular, no sólo de la musical, como demuestra su presencia en videojuegos o hasta que tengan su propio mando personalizado. Una buena muestra de que han sabido venderse, pero sin explotar en exceso la marca que es el nombre del grupo, ya que ha sido difícil a lo largo de los años que esta constelación de estrellas se alineara para sacar nuevo material al mercado. Su modelo siempre ha sido así, casi yendo cada uno por su lado hasta que llegaba el momento de juntarse y volver a intercambiar rimas. Por eso cada reunión y cada disco en el mercado supone noticia de gran importancia en el género.

A pesar de que la lógica dictaría que sus discos fueran un caos por su anárquico e impulsivo modelo de trabajo, el hip hop no se rige por esas normas. Cuando estos nueve artistas coinciden y despliegan su energía, se inicia la fiesta y todo fluye de maravilla. Si los resultados son discos como su imprescindible Enter the Wu-Tang (36 Chambers) (Loud, 1993), un hito en la historia del género, entonces no se ponen pegas al sistema. Basta con tener a los jugadores adecuados y a un buen nivel y los resultados llegarán.

Wu-Tang Clan, nada nuevo bajo el sol del mañana

Y aquí estamos, más de veinte años después de su fundación y sólo con seis discos en el mercado con el último recién salido del horno. Siete años después de su última referencia, el clan se reúne para brindarnos este A Better Tomorrow (Warner Bros, 2014), donde da la sensación de que el tiempo no cambia en exceso para ellos. No está Ol’ Dirty Bastard y los samples han dejado sitio a los instrumentos auténticos, pero el modelo es el mismo y el sonido, desde el principio al final, es el característico de Wu-Tang Clan, solo que más accesible.

Musicalmente no te va a ofrecer nada que no conozcas ya de ellos, y puede que hasta te guste menos que sus tiempos dorados

Venir con un cartel así estando como está el patio en pleno 2014 puede jugar muy en su contra, sobre todo contra cierta clase de medios, pero dudo que su intención sea triunfar en Pitchfork, que ya sabemos por cual pie suele cojear. Esperar la revolución para el género en estos señores no sólo resulta absurdo, es perseguir unicornios. Sacar discos a estas alturas ni les va ni les viene, por no hablar de que ya no tienen nada que demostrar porque lo mejor de sí mismos ya lo dieron. Conclusión: dejemos de perdernos en meros detalles y vengamos a disfrutar de lo que nos ofrecen. Al menos ellos seguro que se lo han pasado en grande grabándolo.

Dicho ésto, queda claro que es mejor no esperar un gran trabajo del clan y venir aquí con cero expectativas y dispuestos a simplemente pasar un buen rato. Musicalmente no te va a ofrecer nada que no conozcas ya de ellos, y puede que hasta te guste menos que sus tiempos dorados. No pasa nada, es normal, a mí también me pasa. No obstante, a la hora de valorarlo en su justa medida, es un disco que se disfruta en ciertos puntos a pesar de tener diversos altibajos y gracias a temas como ‘Ruckus In B Minor’, ‘40th Street Black / We Will Fight’ o ‘Hold The Heater’ consigue que la más de una hora de duración se haga amena.

6.2/10

No es redondo, ni siquiera va a ser el mejor disco del género que vas a escuchar este año. Y cuesta mucho defender esfuerzos tan flojos como ‘Miracle’ o el tema homónimo al disco. Pero ya digo que valorándolo en su conjunto no resulta un disco desdeñable. Si no eres fan, no te pierdes nada. Si lo eres, encontrarás canciones que disfrutarás, otras que no y, valorándolo en su conjunto, encontrarás en A Better Tomorrow un disco que no tira al traste la carrera de Wu-Tang Clan pero tampoco te ilusionará tanto como alguna de sus joyas.

Anuncios