“Under the Pale Moon” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Wymond Miles Under the Pale Moon.jpg” class=”centro” />A primera vista puede resultar sorprendente que de un proyecto tan vitalista como The Fresh & Onlys haya surgido Wymond Miles, su guitarrista, en solitario, tan forzosamente gótico y oscuro. Sin embargo, estrechando levemente más el objetivo, observaremos en el propio aspecto físico de Miles, y en determinados detalles de Under the Pale Moon, su primer larga duración, paralelismos más que evidentes con Roberth Smith y The Cure, con la vertiente más deprimida de los Smiths o con algunos retazos del neofolk o el Martial Industrial. Sea como fuere, Miles ha logrado fijar su propio camino frente a The Fresh & Onlys, al contrario que otros proyectos en solitario recientes. Primer punto para él.

Under the Pale Moon: presta atención

Lo interesante de Miles no es tanto que haya surgido de uno de los sellos discográficos del año, Sacred Bones Records (The Men, Zola Jesus, Pop. 1280 y, en septiembre, Moon Duo), que también, sino su capacidad para imponer su personalidad artística frente a las corrientes actuales o la propia herencia de The Fresh & Onlys. Miles no es garage ni es psicodelia, pese a que la podamos encontrar arrinconada en algunos rincones de Under the Pale Moon. Es una apuesta personal nacida de su propia desazón sentimental (compuso las canciones después de la muerte de un amigo) que se entrelaza entre referencias aparentemente lejanas.

Aunque en realidad no lo son tanto. No hay que rebuscar demasiado para encontrar en ‘Strange Desire’ el gusto por el histrionismo emocional, tan artificialmente sincero, heredado de un hipotético David Bowie sin esperanza. A partir de la exageración, o de la actuación, entrelaza el post-punk menos ortodoxo con el jangle pop. La clarividencia melódica de las guitarras cristalinas del, por ejemplo, Paisley Underground, conoce el aire gótico y deprimente de los segundos (o terceros) The Cure.

El resultado son canciones tan elegantes como ‘Pale Moon’ o ‘You and I Are of the Night’, que bien podrían firmar unos Crystal Stilts completamente deprimidos. Under the Pale Moon es un disco versátil y denso, al que no hay que acudir con urgencia. Las atmósferas, los arreglos, el tintineo constante de las guitarras en la muy explícita ‘Singing the Ending’, necesitan no el don de la paciencia pero sí el de la atención. La densidad emocional de Under the Pale Moon también es palpable, dolorosa y bellísima, en ‘Trapdoors and Ladders’, que desde su inicio calcado a ‘Plainsong’ se acerca al neofolk industrial de, pongamos, los luxemburgueses Rome.

Siempre hay sitio para el barroquismo

La fragilidad que destila buena parte del trabajo queda perfectamente reflejada en la también preciosa portada del disco, de una belleza tan profunda y triste que da miedo acercarse a ella. No hay que pensar, en todo caso, en Under the Pale Moon como un disco de un pesimismo insoportable, ya que en su interior podemos encontrar los brillos del pop en ‘Lazarus Rising’. Es el sentimiento barroco, aproximado a la muerte, que Arcade Fire legó a toda una generación y que ahora Miles recoge en pequeños, luminosos y agridulces crescendos.

Pero la joya definitiva, una de las mejores canciones del año por derecho propio, es ‘Badlands’, donde todo lo anteriormente descrito cobra sentido. Aparecen todos a la vez, en cascada, aunados en una solvencia compositiva abrumadora: Bowie, Smith, Butler y sobre todo, sobre todo, Marr y unos Smiths crepusculares. Desde ahí también logra entregar ‘Run Like the Hunted’, tan repleta de obsesiones a las que hacer frente, especialmente si son las que más temor nos producen.

“8,50” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/8,50.jpg" class=”derecha” />Es cierto que el corazón del disco, ‘Youth’s Lonely Wilderness’ y ‘The Thirst’, se tambalea ante una fórmula que no es infalible. La genialidad se encuentra en los extremos, capaces de levantar un valle que bordea lo mediocre. Wymond Miles se puede reivindicar a sí mismo con orgullo tras Under the Pale Moon y, aún más interesante, nos presenta a un solista de un talento desmesurado cuyas distintas referencias invitan a pensar en múltiples variantes de un sonido que, por encima de cualquier otra consideración, condensa cotas de belleza y emoción apasionantes. Sin ninguna duda, uno de mis discos favoritos del año.

Wymond Miles — Under the Pale Moon tracklist

  • 01) Strange Desire
  • 02) Pale Moon
  • 03) Singing the Ending
  • 04) Run Like the Hunted
  • 05) Youth’s Lonely Wilderness
  • 06) The Thirst
  • 07) You and I Are of the Night
  • 08) Lazarus Rising
  • 09) Badlands
  • 10) Trapdoors and Ladders

Sitio oficial | Sacred Bones Records
Más en Hipersónica | The Fresh & Onlys no dejan respiro: anuncian Secret Walls y Tim Cohen edita un doblete fenomenal

 

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments