Anuncios

Xiu Xiu — Angel Guts: Red Classroom

Los estadounidenses Xiu Xiu ya editaron el año pasado un disco de versiones de Nina Simone, pero la mayoría estábamos pensando en su nuevo álbum de estudio, Angel Guts: Red Classroom, que salió oficialmente ayer. Tener nuevos discos de este grupo es siempre una gran noticia, porque lejos de acomodarse, siempre suelen dar que hablar por su propuesta. A veces tan difícil de digerir y otras enternecedoramente marciana. Y este nuevo LP no es menos, un trabajo que escuchar tranquilamente para sacar conclusiones claras.

Las ganas de experimentar no cesan

Puede que en la actualidad no haya un grupo como Xiu Xiu que me inspire tanta curiosidad a la hora de escuchar sus nuevos discos, nunca sabes por dónde te van a salir. Sobre todo desde hace tres o cuatro años, tiempo en el que han venido aumentando sus dosis de experimentación en cada lanzamiento. Es esa sensación de enfrentarse a lo desconocido, a veces escuchándolos con una bella fascinación, porque sí, cuando dan en el clavo, se marcan canciones preciosas que sólo podían pasar por una cabeza pensante como la de Jamie Stewart.

Escuchando los últimos álbumes del conjunto, parece que Xiu Xiu ya no van a ser ese grupo de rock experimental poco agresivo, muy cercano a temas que rozaban lo folkie, con discos tan redondos como su debut, Knife Play o The Air Force. Desde hace años prefieren otorgarle mayor protagonismo a los sintetizadores, que en muchas ocasiones se acaban fundiendo con la masa auditiva que expulsan mediante zarpazos lo-fi, noise, punk y otras tantas oleadas de agresiones sonoras.

Angel Guts: Red Classroom es, en este sentido, probablemente su trabajo más experimental y desconcertante hasta la fecha, llegando a incomodar al oyente en más ocasiones que anteriormente. Musicalmente, sus fórmulas son las que han venido utilizando en discos como Always o Dear God, I Hate Myself, a pesar de que en estos estén en coordenadas más accesibles. Pero sus herramientas siguen siendo las mismas. Solo que esta vez suenan más oscuros y herméticos en general, centrando su discurso en temáticas como el sexo racial, suicidios, dobles penetraciones o el miedo al daño físico. Se han inspirado en una peli erótica japonesa. De ahí y viniendo de quien viene, sólo podía salir un disco como este.

Que sea su álbum más experimental no significa que no se pueda escuchar, de hecho, quitando algunas idas de olla que no se te ocurrirían estando sobrio, hay canciones bastante buenas. Algunas de ellas se acercan a un synth pop oscuro, pero resultón y otras vuelven a recordar al Stewart más delicado y desgarrador a la vez, como en la etapa de unos Xiu Xiu más calmados. Así pues, se trata de un disco con altibajos, con algunos cortes que dificultan la escucha incluso más de lo que lo hacían los temas complejos de sus álbumes más recientes.

El synth pop oscuro y el retorcimiento de su música

Con todo, entre con mayor o menor felicidad, lo de Xiu Xiu sigue siendo un ejemplo de creatividad, publicando música desde diferentes puntos de vista desde hace más de diez años, y con una ingente cantidad de material. Claro que si cuando empieza el disco te encuentras con una canción como ‘Angel’s Guts’, tres minutos de niebla, te asusta lo que puedas encontrar. Es sólo la introducción, acto seguido ya vienen cortes de synth, que mejoran en su versión más accesible, como la oscura ‘Stupid In The Dark’ y que dejan con el culo torcido como en ‘Lawrence Liquors’. Aquí ya entra la introspección sonora perturbadora, sonidos estridentes y Stewart aullando a lo sadomaso. Es uno de esos temas que hacen a Angel Guts: Red Classroom su álbum más extraño. Y más cargado de recursos diferentes, algo que choca con sus trabajos de la pasada década, más simples estilísticamente.

Sin embargo, a pesar de sus idas de olla y continuas ganas de radicalizar su faceta artie — a veces expulsándote — , tienen esas genialidades que les hacen diferentes a cualquier grupo de synth pop o de rock experimental, precisamente cuando esas ganas de innovar siguen presentes, pero no tan extremas. El ejemplo está en ‘Black Dick’, con ese ritmo de percusión perturbada y Stewart aullando y diciendo cosas sobre obscenidades varias. Todo muy lascivo. También en ese aura de solemnidad de ‘New Life Inmigration’, con la versión más delicada de Xiu Xiu vemos que no todo es caos.

Pero la tónica del disco es esta, es complicado de escuchar del tirón, esa conjugación de su raigambre más oscura con la más radical sigue perpetua en la segunda mitad del álbum. Brillan en cortes como ‘Bitter Melon’ o ‘Botanica de Los Angeles’, pero se les va la chapeta en los efectos de ‘A Knife In The Sun’ o la encargada de cerrar esta mitad-majadería-mitad-synthpoposcuro, ‘Red Clasroom’. La conclusión es que utilizando los mismos cacharros y siguiendo los patrones que han venido utilizando en esta década, son más interesantes que llevando al extremo su propuesta. No por el hecho de experimentar más vas a conseguir un resultado mejor, podrá ser más o menos interesante, pero reduciendo el objetivo a lo básico, que es disfrutar, esto acaba obsctaculizando la escucha.

Han desistido de hacer temas de rock repleto de sonidos que atacaban melódicamente por todas partes, como en Always o Dear God, I Hate Myself y prefieren rescatar para este álbum sólo la parte en la que se replegaban a terrenos menos agresivos. Con esa faceta y apostando por el synth pop oscuroide, es cuando más convencen. Sin embargo, son pasajes en minoría dentro de Angel Guts: Red Classroom, que no es más que otro ejemplo de la estrecha línea que hay entre la genialidad creativa y la incomodidad sonora más acuciante.

6/10

El art pop de Xiu Xiu se ha pasado de frenada esta vez. Cuando más interesante resulta es cuando rescata su synth pop en la versión más oscura, o cuando moderan su discurso para recordar a sus estructuras más delicadas y bellas. Si traspasar ese lado experimental para ser transgresor significa canciones ininteligibles, mejor desistir. Con todo, hay buenas canciones y los habituales aullidos y fantasías de Stewart que siguen siendo muy adictivos. Pero no tan efectivos como en otras ocasiones.

Anuncios