“Allah-Las” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/Allah-Las.jpeg" class=”centro” />Ha llegado la primavera y en Hipersónica hemos decidido celebrarlo del único modo que sabemos celebrar las cosas buenas de la vida: entregándonos perdidamente al nuevo garage, quién sabe si lo más excitante que puede suceder ahora mismo cuando hablamos de guitarras y rock and roll. Aquí van cuatro canciones y cuatro grupos que son una delicia, alegorías de la felicidad de la existencia, cazadoras de cuero, tatuajes y pantalones cortos. El secreto de la eterna juventud encapsulado en píldoras que podrían parecer un mero revival de tiempos pretéritos pero que, en realidad, son canciones y discos para pasar el resto de la primavera mirando fijamente a los ojos del sol.

Crystal Stilts — Silver Sun

Hace ya dos años que Crystal Stilts echaron el ancla en el dique de mi corazón para siempre jamás. Desde entonces, pocos discos me han cautivado tanto y a pocas canciones he vuelto tantas veces como a las que escondía aquel fantástico In Love With Oblivion. Aquello, como os contó probertoj, era el amor por la Serie B, por el garage de toda la vida y por The Jesus and Mary Chain, pero también era la devoción absoluta por al vida a ritmo de los años cincuenta. Crystal Stilts capturan como nadie el fervor estrepitoso de los primeros días de primavera. Los apergios de guitarras que rozan lo jangly, los teclados de chicle a punto de romperse, el sonido producido desde lo más profundo de una caja de latón. Crystal Stilts fueron y siguen siendo el amor puro y duro. El que perdura hasta el fin de los tiempos.

Night Beats — Puppet On A String

California. Qué pasa con California. Hace cuatro días Álex os narraba las bondades de la nueva escena garagera francesa, que en muchos sentidos, en los mejores, ha recogido el legado radical y renovador de la nueva escena garagera norteamericana, cuyo epicentro se encuentra en la bahía de San Francisco y se extiende por toda la costa oeste de Estados Unidos. ¿Y a quién podemos encontrar arriba del todo, en la ya vieja y mítica Seattle? Pues a Night Beats, que suenan claramente a lo viejo pero con una agresividad y vitalidad que les hace ser lo nuevo, de tan excitantes e hipervitaminados que son. Night Beats son la sublimación de aquello que se definió vagamente como flower punk: la psicodelia lisérgica y la violencia punk. Su disco debut, también de hace dos años, es algo que no os podéis perder.

Dead Ghosts — I Want Your Love

Hasta Vancouver llega la ola del nuevo garage rock. No me refiero a Japandroids sino a Dead Ghosts, cuyo disco debut es una auténtica joya repleta de caramelos preñados de roots rock. Desde aquel segundo disco de The 13th Floor Elevators la distancia entre el garage y el country se acortó para siempre. Dead Ghosts se tan sólo se dedican a recoger el legado: canciones que absorben la influencia secular de un género quizá incomprendido, pero que transmite emociones contemporáneas y comunica en un lenguaje de rabiosa actualidad. La recta final del primer disco del grupo es una locura, una sucesión impresionante de canciones a un tiempo añejas y modernas, coronada por el auténtico color de la época dorada de Estados Unidos, ‘I Want Your Love’, en cuyos acordes se esconde la nostalgia por un mundo que, un día, fue perfecto.

Allah-Las — Catalina

Allah-Las en realidad rozan el verano. Su alegato garage rock se acerca tanto al terreno acústico que las guitarras les quedan pop: jangle pop, en concreto. A mitad de camino entre uno y otro mundo se desarrolla la tranquilidad psicodélica de su disco debut, publicado el año pasado pero del que apenas comentamos nada en esta casa. Aunque eso no signifique que esté repleto de virtudes. Allah-Las no saben perder el control como algunas de las bandas reseñadas más arriba. Sus canciones no se precipitan en una carata de emociones vertiginosas, sino que deciden disfrutar de la calma de una tarde primaveral. Y eso también es la primavera: los paseos instrumentales de ‘Sacred Hands’, durante un atardecer cualquiera, o la melancolía que se lleva por dentro de ‘Catalina’. Allah-Las son el dolor feliz, el sentimiento apagado, un limbo entre lo peor que se fue y lo mejor que está por llegar.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments