Anuncios

Yob — Clearing the Path to Ascend

Las pequeñeces no están hechas para grupos como Yob. Este trío fue fundado en Oregon y es liderado por el guitarrista Mike Scheidt, que también ha participado en diversas bandas como VHÖL o Lumbar y que ha participado en un disco homenaje al gran Townes Van Zandt junto a John Baizley (Baroness) y Nate Hall (U.S. Christmas). El grupo, como ya he dicho no se caracteriza por ir a lo fácil, sino que sus ansias creativas los llevan a componer piezas de enormísimas dimensiones en sus discos. Doce, trece, quince, veinte minutos. Lo que les pida el cuerpo, sin filtrar.

Claro, sustentar tu juego en composiciones tan largas te aleja bastante del oyente fácil, habituado a que se lo den todo masticadito y que sea digerible. Pero Yob no buscan conectar con ese público, sino con aquel que busca piezas robustas, bestiales y musculadas. Al hacerlo con una duración tan grande, sus composiciones a veces padecen de altibajos y hace que algunos trabajos recientes resulten menos llamativos, pero es innegable la talla de discos como The Illusion of Motion (2004, Metal Blade Records) y The Unreal Never Lived (2005, Metal Blade Records).

El que no haya oído hablar antes de Yob y decida comenzar por este nuevo trabajo, titulado Clearing the Path to Ascend (2014, Neurot Recordings), probablemente de los primeros nombres que se le vengan a la cabeza mientras lo escucha sea el de Neurosis. Y no anda tan desencaminado, ya que su propuesta a veces oscila al estilo pesado y atmosférico del grupo que posee su actual discográfica, pero el estilo predominante en su fórmula es la del Doom Metal más visceral, lento y denso, con algún toque de suciedad y garra propia del Sludge Metal.

Claramente estamos ante un disco que no pretende ser una revolución en el género, pero tampoco es algo que nos preocupe en exceso, porque anda bastante sobrado de calidad y garra. Yob recuperan el mejor saber hacer que tienen y nos lo plasman en un disco de gran categoría, pesado, estruendoso, vibrante y espectacular, sin además parecer un calco a anteriores referencias suyas. Casi una hora de disco dividida en cuatro cortes donde el más corto llega hasta los once minutos. No es tarea fácil enfrentarse a este disco, pero si te gustan los retos y que te atrapen sin misericordia aquí tienes una buena pieza.

El objetivo que tengo con cada álbum es doble: asegurarme de que nuestro sonido base se mantenga intacto, y avanzar y escribir música que se diferencia por sí misma de nuestros otros discos para que pueda tener su propia voz y sabor (Mike Scheidt)

Sin duda, la mayor parte de mis parabienes provienen sobre todo por una pieza en concreto, que no es otra que ‘Nothing to Win’. Monolítica, poderosa y absolutamente extraordinaria. Todo lo que te puede gustar en un tema de Neurosis en once minutos y tocado por otra banda que lo hace de manera impecable. Con un riff de guitarra tan enorme es difícil fallar y que aguante tan bien durando tanto es digno de alabanza.

7.9/10

No obstante, el mayor triunfo de Clearing the Path to Ascend está en aguantar el tipo durante todo su conjunto. La monstruosidad que da inicio a este tremendo álbum, ‘In Our Blood’, hace que se te calen el miedo y esas guitarras hasta los huesos. Y tras una serie de movimientos fuertes de cabeza al denso ritmo de ‘Unmask The Spectre’, nos aguarda una maravilla al final. El delicioso juego de voces en ‘Marrow’ le dan un plus de calidad a un tema que desde el principio hasta el final rezuma inmensidad y un gran cuidado de la instrumentación, actuando como la joya final que termina de redondear el sublime trabajo de Yob.

Anuncios