“YP” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Young Prisms — In Between.jpg” class=”centro” />Nunca he comulgado con la máxima de cualquier tiempo pasado fue mejor. Lo detesto. El fatalismo no es una opción. Vivir constantemente pendiente de lo que un día sucedió para certificar que el presente es siempre peor es una perspectiva aburrida. El pasado no va a volver, nostálgicos de la nada, de lo no vivido, de una mera idealización. Por eso detesto que de tanto en cuanto aparezcan grupos como Young Prisms. No tengo ningún problema con los revival: la vida es un constante centrifugado. El problema son Young Prisms y todos los demás: ellos dan la razón a los perdedores. Ellos consiguen que cualquier tiempo pasado sea peor.

Young Prisms: no vale sólo con copiar

Cuando miro a Veronica Falls o a Crystal Stilts (por citar dos grupos recientes que también asientan su sonido en los mimbres del pasado) me enseñan un montón de caminos que ya descubrí y que otros descubrieron por mí con anterioridad. Pero también me enseñan rincones nuevos y consiguen que me acuerde de sus canciones por lo que son y no por lo que otros fueron. El jangle pop o el garage psicodélico ya están inventados. No puedo esperar que innoven, pero sí que sean diferentes. Así que cuando les escucho, les escucho a ellos.

https://www.youtube.com/embed/V9tEGL1SzaI

Me pueden recordar a muchas cosas, pero siempre son ellos. Vuelvo por su sonido, no por el de nadie más. Con Young Prisms no me pasa lo mismo. Y aquí reside la base de todo problema: puedes copiar pero no puedes imitar. Si escucho In Between, el segundo disco del grupo californiano, no pienso en Young Prisms, sino en el shoegaze de los noventa y en grupos que ya existieron. Que son pasado. Y que son mejores. Young Prisms son un calco y sus caminos me llevan a los mismos lugares que ya había conocido. Me gustan las montañas, pero no la misma montaña que ya he visitado miles y miles de veces.

Este trabajo, al igual que el anterior, es la nostalgia de lo ya vivido. ‘Floating in Blue’ ya estaba escrita. Ni siquiera flotaba en el aire. Young Prisms la cogieron de algún punto indeterminado entre My Bloody Valentine y Slowdive y le dieron forma. Una figura manida y previsible que es un homenaje involuntario a años pretéritos. Si rebusco más allá, In Between me conduce a Galaxie 500, a The Telescopes o a Pale Saints. Y da igual que ni siquiera se les parezcan. La veda está abierta y a mi cabeza sólo llegan los ecos de un tiempo que ya murió. No hay matices. No hay novedad. No hay gracia. Young Prisms son los demás.

https://www.youtube.com/embed/F4I83ygwur4

Son inofensivos

Triunfar en un revival implica hacer lo mismo de siempre, pero hacerlo mejor. Young Prisms no cumple esta máxima. Pese a todo, sus referentes son tan brillantes que cuesta no encontrar momentos de lucidez en In Between. No en ‘Dead Flowers’, que además de ser un remedo de todo lo anterior es aburrida. Pero sí cuando se acercan al dream pop jueguetón en ‘Gone’ o en ‘Four Hours (Away)’, seguramente la mejor canción del disco. Cuando borro de mi mente la catarata de referencias que Young Prisms generan a su paso, puedo disfrutar, especialmente, de ‘Better Days’.

https://www.youtube.com/embed/9SFM204U9aQ

Al final, In Between es un disco inofensivo. No molesta. Lo guardo en un rincón, en una caja de objetos perdidos en la inmensidad del presente, justo al lado del Tremolo, y se queda ahí para siempre. Para qué desempolvarlo, me preguntaré en un par de años, si cualquier cosa que me diga me estará esperando en otras cajas, más grandes y mejores, más divertidas y cálidas. Si My Bloody Valentine acariciaban el corazón con su densidad musical, Young Prisms ni siquiera lo rozan. Además de todo lo anterior, In Between es un disco frío. Y no me refiero a la frialdad de Beach House.

“5” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/5’00.jpg» class=”derecha” />Les tengo que dar la razón. Y lo odio. Young Prisms me obligan a asumir que cualquier tiempo pasado fue mejor. Que la música del presente no merece la pena. Que es una repetición constante de fórmulas exitosas. Que el talento se evapora y ya no quedan bandas a las que amar incondicionalmente. Que el hoy es un asco y que el pasado fue mejor. Y no les puedo perdonar que me hagan parecer un cascarrabias virado en sepia.

Young Prisms — In Between tracklist

  1. Floating in Blue
  2. Dead Flowers
  3. Gone
  4. Four Hours (Away)
  5. Runner
  6. Midnight’s When
  7. Outside
  8. Better Days
  9. To Touch You
  10. Sunshine
  11. Wedding Bells

Más en Hipersónica | Si andas buscando ya la mejor canción del año, aquí van unas cuantas sugerencias

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments