Young Thug — I’m Up

Hablar de Young Thug es hacerlo de una de las figuras que más se han engrandecido en los últimos años. También, de un artista que representa al extremo los conceptos y los patrones de trabajo característicos de una nueva hornada, la cual comparte una tendencia y estrategia clara para adquirir notoriedad: cantidad, cantidad y cantidad. No en vano, el de Atlanta legó hasta nueve referencias, todas ellas en formato mixtape, entre 2014 y 2015, período en el que los focos se giraron hacia su persona. En la presente temporada, el MC ha lanzado I’m Up (300 Entertainment / Atlantic Records, 2016), se espera que complete su trilogía de Slime Season –en un principio este álbum fue estrenado como su tercera parte- y además, en mayo está fijada la fecha del lanzamiento de su primer disco de estudio que tendrá por título Hy!£UN35.

Claro está que la fórmula del estreno ininterrumpido no le sirve a todo el mundo, pero igual de cierto es que a nuestro protagonista le ha funcionado a las mil maravillas. Él tiene talento como para seguir sacando álbumes y que el nivel continúe siendo respetable en cualquiera de ellos. Porque su éxito reside en la forma y no en el fondo. I’m Up es una prolongación de lo que Young Thug nos acostumbra: potentes bangers y una actitud de despreocupación que se proyecta en su estilo alborotado, anárquico y, muchas veces, inteligible. Un planteamiento sencillo, no hay duda, pero tampoco la hay respecto a lo contagioso de su música.

https://www.youtube.com/embed/0wgVW8E0wU8?rel=0

‘F Cancer (Boosie)’ es la encargada de la apertura de su última mixtape. Un corte que define al artista en cuestión y lo antes expuesto, dado que lo que comienza pareciendo un homenaje al recientemente operado Boosie Badazz, termina convertido una fiesta y una nueva muestra de la ostentación de Young Thug. Nada nuevo bajo el sol. De hecho, da la sensación de que su slang es innegociable y que por muchos esfuerzos que haga en cambiar de temática, al final siempre termina cayendo en él. Aquel desconocido que en su día sobrevivía en las calles de Atlanta se ha convertido, en apenas dos años, en una estrella dispuesta a asaltar la banca. Ahora está disfrutando de su momento y quiere que el mundo entero lo sepa.

Young Thug ha creado su propio su mundo y de momento no hay visos de que vaya a abandonarlo. Como tampoco hay síntomas de que vaya a renunciar a la excentricidad que lleva de serie.

I’m Up es sin duda un auto-homenaje y por ello en este álbum las canciones se dividen en dos categorías: las que hablan de su círculo más cercano –’My Boys’, ‘For My People’ o ‘Family’– y las que hablan de él mismo –’Special’ o ‘Hercules’. De hecho, a decir verdad, todas acaban compartiendo la segunda etiqueta. No hay cabida para nada más. Young Thug ha creado su propio su mundo y de momento no hay visos de que vaya a abandonarlo. Como tampoco existen síntomas de que vaya a renunciar a la excentricidad que lleva de serie y que plaga sus canciones de cambios de registro inesperados, ganchos traviesos y palabras indescifrables.

https://www.youtube.com/embed/2TOB2McGSVw?rel=0

7/10

No negaremos que su voz rota y su personalidad extravagante contienen una gran labia que le ha servido para llegar hasta donde está. Con tanto publicación en tan poco tiempo no hubiera sido extraño que su impacto inicial se hubiera diluido como la gaseosa o hubiera terminado por saturar al personal. De momento, su éxito continua intacto y prosigue al alza. No obstante, Young Thug afrontará en mayo su primera prueba de fuego, un examen que seguramente le exigirá algo más que lo que lleva exhibiendo en sus mixtapes.

Anuncios