Anuncios

Zamilska — Untune

2014 está a punto de ser historia, y a pesar de que apenas dos semanas nos separan de 2015, en Hipersónica seguimos haciendo repaso de cosas pendientes de las que aún no habíamos podido hablar. En el apartado electrónico, son varias las propuestas de las que es justo y necesario hablar. Y si hay que ir a Polonia, pues bienvenido sea. Allí la irrupción de Zamilska ha debutado con unos cuantos pepinazos de adoctrinamiento techno. Untune (Mik, 2014) está compuesto por nueve canciones enfermizas, perturbadoras, que te pueden dejar la cabeza del revés.

(Natalia) Zamilska apenas es una joven de 25 años que actualmente vive en Katowice, capital erasmus, donde está afincado Mik Musik, el sello que está apostando por ella y por otros debutantes de diferentes ramas para tirar adelante, puesto que en los últimos años está recuperando una actividad que había perdido. Sin embargo, algunos de esos lanzamientos, una mezcla de techno de broma y algún vano intento de música experimental, no son destacables. El que más resalta con diferencia, y al que se le puede augurar un gran futuro es al de Zamilska. La promesa del sello.

En Untune demuestra tener bien aprendida la lección de industrial, con bombos que golpean con la insistencia de un martillo hidráulico, pero que sin embargo no son la única correa de transmisión que acaban activándote las neuras. Aunque es el hilo conductor, la productora polaca adereza sus melodías con ambientes infecciosos, varios efectos en primera línea que no adoptan un papel secundario y que ayudan a crear esa sensación perturbadora que sobrevuela tu habitación cada vez que el disco está sonando. Ejemplo práctico, mientras que en ‘Quarrel’ los bombos avanzan lenta y pesadamente para después acelerar, van de la mano de secuenciadores emitiendo sonidos propios de música experimental o del tech house.

Porque esta es también una característica importante de este debut, el olor a analógico que rezuma, con artefactos que no paran de emitir lucecitas y echar humo cuando golpean con temas tan regios como ‘Army’. Es en general un disco que no llega a la contundencia de The Power & The Glory -por comparar con otros lanzamientos similares de este año-, pero que por ejemplo tiene más trabajado el aspecto de los sonidos complementarios al disco de Perc. Mientras que en aquél todo el peso de la melodía va para los bombos, Untune cede parte del protagonismo a estas líneas melódicas que diluyen la idea de que se trata de un disco ‘simple’ (de esos de soltar la hostia y a volar).

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2735390019/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1305699376/transparent=true/

7.5/10

No diría belleza, pero sí tiene un ‘encanto’ (a su manera) especial, que hace que le vuelvas a dar una vuelta cuando se acaba. Quizá sea la combinación de temas más brutotes con otros más orgánicos como la joya de ‘Revival’ (un gustazo, ahora sí, esos efectos en segunda línea), ese ambiente viciado que en general se percibe en el disco, o también el uso de secciones vocales que le otorgan un punto extra. En cualquier caso, gran debut de Zamilska, y bien definido con el título. Sin duda se trata de una rareza industrial. Y es ese elemento de interés por lo desconocido lo que hace que caigas atraído impulsivamente por el álbum.

Anuncios