The Bats son uno de los nombres esenciales del indie-rock de Nueva Zelanda, y en según qué disco, del indie-rock a secas. Llevan ya 40 años dale que te pego y se mantienen fieles a todo: a su formación, a su mítico sello Flying Nun… y a su sonido.

Ahora presentan su décimo disco, Foothills, que se publicará el 13 de noviembre y que supone su vuelta tras cuatro años de silencio discográfico. Un disco grabado en la única semana libre que encontraron para juntarse, como cuenta la banda en su nota de prensa:

“El tiempo avanza. Por fin encontramos un hueco en nuestras ocupadas vidas y elegimos una semana para reunirnos. Fuimos a una casa que generalmente está habitada por trabajadores de las pistas de esquí de Kowai Bush, cerca de Springfield, aproximadamente a una hora al oeste de Christchurch y, por supuesto, ubicada en las estribaciones de los imponentes Alpes del Sur. Las canciones habían sido escritas y arregladas hace ya algún tiempo, pero aún podíamos probar cosas nuevas en el estudio. Llegamos con muchos coches cargados a la casa, llenos de amplificadores, guitarras y equipo de grabación, montamos el campamento y pronto fue como si estuviésemos en casa: luces de colores, la chimenea encendida y comidas caseras en la cocina. Trabajamos rápido y en unos pocos días teníamos todas las pistas básicas hechas, en vivo todos juntos en una habitación, de la forma en que nos gusta hacerlo”.

El primer single es ’Warwick’ que, sí, también es fiel a The Bats.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments