Orthodox — Supreme

A la deriva.

Con bandas procedentes de un rock/metal ambicioso que optan por tocar palos que se salen por completo de su género siempre hay que tener cuidado, porque es fácil acabar como pez fuera del agua y dejando con ceño fruncido tanto a los que sí entienden del género con el que se atreven como con los propios fans de la banda. Aunque siempre hay excepciones y los sevillanos Orhtodox se llegaron a desmarcar como una de ellas con un disco como Sentencia (Alone, 2009).

En aquel disco el grupo se volcaba de lleno en los terrenos del jazz libre y el avant-garde, con un notable resultado impulsado por el buen estado de forma que atravesaba el por entonces trío. Ahora, como dúo, vuelven a acudir a esos pantanosos terrenos con Supreme (Utech, 2017), un único tema de 36 minutos de duración.

Y un trabajo como este termina siendo un gran ejemplo de cómo el estado de forma termina pesando en las aventuras que afrontan los grupos de música. Como dúo ya nos ofrecieron el poco lucido Axis (Alone, 2015) y aquí, sin guitarra y sin ese momentum que tenían en 2009, se les termina viniendo muy grande todo, ofreciendo un resultado pobre en inspiración y ejecución. Orthodox se terminan mostrando como un grupo a la deriva, al que Pylar le han terminado pasando por la derecha, y con pocas expectativas de cara al futuro. Una pena, siendo una banda que ha llegado a ser clave para nuestro metal patrio.

3,7/10