Piek — Despertar

Un prometedor debut en largo del productor navarro

Las buenas noticias de la electrónica española siguen llegando. En los últimos años están proliferando cada vez más artistas y discos de gran potencial, suficiente como para mirar cara a cara a artistas del extranjero. Y no sólo eso, también se encuentran a lo largo y ancho de los sellos del país multitud de estilos, de notables interpretaciones de géneros de difícil acomodo por lo resobados que están. Aquí es donde entra el debut en largo del navarro Piek, Despertar (Sincopat, 2017), que lo hace en la casa del compatriota AFFKT, Sincopat, sello en el que ya lleva publicando epés los últimos años.

Pero este ha sido el año del debut, y Despertar trae diez temas variados, cortados por diferentes patrones, como ya ha hecho en su trayectoria con otros lanzamientos, aunque sí que hay algunas características comunes que vertebran muchos de los temas. Algunos son el gusto por la melodía y el juego con diferentes texturas, a veces más electrizantes y otras más delicadas, pero siempre dándole un color especial a cada canción. En ese sentido, ‘Intense Kiss’, la que abre este Despertar, es un buen ejemplo por esa melodía onírica y escapista de lenta progresión en la que las texturas van tomando forma. Un tema para sumergirse en él que con el que el propio Laurent Garnier se ha visto maravillado. Si ha puesto su ojo aquí es porque hay motivos de sobra.

Variedad sonora sin querer abarcar más de lo necesario

Después vamos encontrando diferentes postulados estilísticos como decíamos más arriba, en los que se ve que Piek no es un productor que se asiente en una determinada estructura sonora. Desde el tonteo con el hip hop de ‘F.R.E.E.’ con Zebulon y Ryan Roush en los vocales a la fuerza de un soul espiritual que transmite ‘Breathe’ con Kash cantando, el disco toca varias ramas de la electrónica pero sin querer abarcar demasiado. Porque como dice Rosendo, quien mucho abarca poco aprieta, y el de Elizondo tiene la lección aprendida.

Aunque muestran su talento esas interpretaciones de otros géneros que hace, donde Piek se hace fuerte y resulta más interesante es cuando lo pone todo en las texturas que cubren sus canciones, como es el caso de la fantástica ‘Despertar’ con Fábel, en la que recuerda por esos detalles electrizantes y esas melodías a otros productores creativos como Ernest Gonzales. Un disco corto, pero lo suficiente para decir todo lo que tiene que decir, sin alargar innecesariamente y hacer que la propuesta se desinfle. De hecho, cierra con una pieza que rezuma belleza como ‘Sous les étoiles’, con esos sonidos agudos y digitales dando color una ensoñadora melodía. Un cierre para dejar buen sabor de boca y esperar que siga en esta línea ahora que ha decidido dar el paso en el formato de larga duración. Tiene talento de sobra para explotar.

7/10

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.