Pillorian — Obsidian Arc

Siguiendo los buenos pasos de Agalloch

La pérdida de una banda tan importante en el metal del siglo XXI como eran Agalloch es, sin duda, una noticia que lamentar profundamente para cualquier aficionado al género. Incluso sin ser una banda que rompiera hacia grandes masas de gente, su importancia en el desarrollo del metal extremo hasta nuestros días es bastante palpable. Y aunque su última referencia de estudio estuviera sólo-un-poco-por-debajo-de-su-nivel-pero-tampoco-demasiado, The Serpent & the Sphere (Profound Lore, 2014) nos seguía transmitiendo ganas de escuchar a esta banda en todo lo que se metiese.

Una vez hecha la obligatoria mención a Agalloch en esta reseña, toca poner el foco en Pillorian, proyecto nacido de la mano de John Haughm prácticamente en el instante en el que su anterior banda confirmó su separación. Al contar con la misma mente maestra, es lógico que lo que nos encontremos en Pillorian termine mostrando reminiscencias de la otra banda, lo cual termina sucediendo, aunque sin sonar a una continuación lógica de The Serpent & the Sphere.

Un black metal más crudo y oscuro es el que predomina en el interior de Obsidian Arc (Eisenwald, 2017), dejando asomar una contundencia y una fuerza que no veíamos desde hace un tiempo en Haughm. Un trabajo realizado con muy buen gusto, dejando detalles melódicos de bastante calidad y una tremenda fuerza, además de un notable nivel compositivo marca de la casa. Está claro que los tiempos dorados de Agalloch quedan algo alejados ya, pero el debut de Pillorian muestra buenas características y deja sensaciones suficientes para seguir de cerca al proyecto.

7,85/10