Hoy se nos llena de tristeza el corazón al enterarnos de la muerte de Franco Battiato. El músico italiano, uno de los mejores compositores de siempre, ha fallecido hoy en su casa familiar en Milo (Sicilia), según ha informado Antonio Spadaro, director de Civiltà Cattolica. Tenía 76 años y llevaba años padeciendo la enfermedad del Alzheimer.

«Nos dejó un Maestro. Uno de los más grandes compositores italianos. Único, inimitable siempre buscando nuevas expresiones artísticas. Deja un legado perenne» expresó Dario Franceschini, Ministro de Cultura italiano. Si algo ha definido la carrera de Battiato es precisamente eso: Único, inimitable y siempre inquieto.

Su obra fundía desde el rock progresivo hasta la más hedonista música pop, siempre desde su fantástica excentricidad. El siciliano combinaba tratamientos fuera de lo común, incluyendo usos de sintetizadores, con creación de melodías pop perfectas, que tanto te conmovían como te hacían danzar (al final, lo que él quería ver).

Como en la mayoría de los artistas italianos de la época, es diferente la discografía para su país de la que luego nos llegaba a España, con adaptaciones al castellano de discos completos, recopilaciones especialmente pensadas para triunfar aquí y singles traducidos (algo que Espanto han homenajeado en su reciente Cemento y que, por mor de la globalización, se está perdiendo). Cuando en 1985 lanza en España Ecos de Danza Sufi, viene con todo el cargamento de hits: no sólo la gloriosa ‘Centro de Gravedad’, sino también la nuevaolera ‘Cucurrucucú’, la delicadísima ‘La Estación de los amores’ y la brillante ‘Sentimiento Nuevo’. No hay nada desechable en ese disco.

Nómadas (1987) completa la conquista hispana. No sólo es que la titular reine sobre los sonidos mainstream de final de la década: es también que ‘Yo Quiero verte Danzar’ es su hit perfecto, que no hay medio tiempo en su discografía como ‘Bandera Blanca’ (“sul ponte sventola bandera bianca“ … “qué difícil es quedarse quieto, indiferente, mientras todo entorno hace ruido”); y que ‘Perspectiva Nevski’ ya aventura que al Battiato del futuro va a haber que quererle lo más alejado de la nueva ola posible.

Y así será: Inneres Augne, en 2009, se regodea en los pianos juguetones y las voces filtradas, y sí, tiene una orquesta, pero para que Battiato la use de colchón para sublimar el synthpop. En vivo, a esas alturas, ya van tan por libre, que adapta a Shakespeare en conciertos de cámara que te dejan con la boca abierta y el corazón a sus pies.

En fin, la mejor manera de recorrer su discografía es, por una vez, la no lineal: caigas donde caigas acabarás descubriendo lo hondísimo que cavó en todos sus pasos, y la cantidad de vasos comunicantes que había entre sus canciones más ligeras y las más arties. Patriots, con más de 40 años de vida ya, suena hoy de un moderno que asusta.

Cerramos con una selección destacada de sus mejores canciones, no sin antes recordar:

Franco Battiato: sus canciones imprescindibles

  • Areknames (1972)
  • Bandiera Bianca (1981)
  • Centro di Gravità Permanente (1981)
  • Cucurrucucú (1981)
  • Prospettiva Nevski (1981)
  • Voglio Vederti Danzare (1982)
Artículo anteriorSt. Vincent – Daddy’s Home
Artículo siguienteLa alta fidelidad accesible: Apple Music ofrecerá streaming sin pérdida y Hi-Fi sin coste adicional y Amazon Music tampoco lo cobrará

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.