Cómo una banda de punk perdió el acceso a sus cuentas en redes sociales por culpa de QAnon y otros grupos de extrema derecha

Todo empieza de manera inocente. Quieres montar un grupo con tus colegas de punk, deathrock y otras movidas góticas, y decides ponerte el nombre en homenaje a una canción de Sisters of Mercy, que resulta ser también un químico derivado de la adrenalina que también se puede emplear como droga recreativa. «Además de ser fans de la canción, sabíamos de la mítica droga por la película ‘Miedo y asco en Las Vegas'» comenta Gina Marie, cantante de la banda Adrenochrome.

Lo que no esperaban los miembros de Adrenochrome es terminar recibiendo atención y comentarios de gente que no tiene el más mínimo interés en el rock gótico o las drogas recreativas. Y que eso escalase a un cierre de sus cuentas en redes sociales. ¿El motivo? QAnon y otros grupos de extrema derecha difundiendo teorías de la conspiración.

El famoso grupo cibernético de conspiranoicos tiene como misión establecida «acabar con el culto satánico de tráfico de niños, pedofilia y asesinato de niños realizado por las élites de Hollywood y el Partido Demócrata» (hay que ponerlo entre comillas porque es imposible ponerlo en serio). Uno de los pilares de su teoría es que estas élites buscan desesperadamente la sangre de bebés e infantes para extraer de ellas el adrenocromo, que les ayuda a mantener un aspecto juvenil.

Nada que ver con lo que trataban de hacer esta banda de Oakland, pero no impidió encontrarse de repente comentarios de gente confundida y enfurecida expresando sus encendidas palabras contra el adrenocromo y su uso por las élites liberales.

Recibimos un comentario al azar de una mujer. Para mí era obvio que estaba en una borrachera de QAnon y se tropezó con nuestro vídeo. Creo que parte de la razón por la que la conspiración es tan omnipresente fue que el algoritmo de YouTube no deja de sugerir esta mierda a la gente que quiere ‘hacer su propia investigación’ y al final les llevó a nosotros.

Empezamos a recibir mensajes y etiquetas al azar en nuestras cuentas de redes sociales. Las etiquetas eran de personas que claramente no eran nuestros fans y las publicaciones consistían en teorías conspiratorias descabelladas.

El grupo se tomó todos estos comentarios a risa al principio. Luego empezó a tomar otro color cuando su cuenta en Instagram y la de uno de sus miembros fue borrada. «Nos dimos cuenta de que nos iban a meter por error en este peligroso grupo de personas» asegura la cantante del grupo, y se cumplió unos meses después, coincidiendo con el asalto al Capitolio por parte de seguidores de Donald Trump y de estas teorías conspiranoicas. Su cuenta en Facebook fue cerrada también.

Con la ayuda de la Electronic Frontier Foundation, una organización sin ánimo de lucro centrada en la lucha por las libertades civiles en el mundo digital, se pudieron restaurar las cuentas del grupo en las mencionadas redes sociales las dos veces que fueron cerradas por la política de organizaciones e individuos violentos de Facebook. El grupo lo atribuye a un intento de la plataforma para compensar su participación en la creación de estos fenómenos mediante Cambridge Analytica, aunque valoran que intenten cortar el acceso a estos grupos peligrosos.

Mientras tanto, el grupo mantiene el acceso a sus cuentas, ofreciendo de entrada un disclaimer asegurando que «¡NO HAY TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN / NEGACIÓN DE LA CIENCIA AQUÍ! ¡Los fanáticos de la Q que se larguen de esta página, no es para vosotros!».

VíaMashable
Artículo anteriorTráiler de ‘La mujer en la ventana’: Amy Adams protagoniza el intrigante próximo thriller de Netflix
Artículo siguiente‘Lamentation II’: Sufjan Stevens comparte un adelanto del segundo volumen de Convocations

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.