¿Qué fue antes? ¿Satán o el ska? ¿Es tanta la distancia que separan ambos conceptos? No, no lo es tanto como podrías creer. Al menos así lo demostraron una banda de Nueva York formada en la década de los noventa, en el East Village, mostrando su amor por el diablo a lomo de los ritmos más rumbosos.

La banda es Mephiskapheles (sí, de verdad) y debutaron en 1994 con un disco llamado God Bless Satan. Estos americanos provocateurs encontraron un potencial filón en la veneración satánica, habitualmente asociada a los mundos del rock y el metal, en clave de ska de tercera ola (sí, parece que hay olas). Y con ese descaro parieron hits bajo el radar como ‘Doomsday’.

Inesperadamente para nadie, el grupo no logró pasar del nicho en el que se habían ubicado desde el mismo momento de su inicio. Dos discos más fueron sacados, Maximum Perversion y Might-Ay White-Ay, antes de su disolución en 1999. Aunque han realizado un discreto regreso 2012, seguido con un par de EPs y un single publicado hace unos años llamado ‘Satan Stole My Weed‘.

Quien sabe, quizá su regreso esté llegando en el momento adecuado para un resurgir del ska satánico.

VíaLoudwire
Artículo anterior‘Ghosts of Tsushima’ será adaptado al cine de mano del director de ‘John Wick’
Artículo siguiente‘Limbo’: ya nada es lo mismo para Royal Blood

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.