Ayer falleció Charlie Watts, batería y uno de los miembros más longevos de The Rolling Stones, además de uno de los músicos más reconocidos en dicho instrumento. Se fue dejando atrás una incontable cantidad de éxitos, tanto en discos y canciones como en giras de conciertos monumentales, además de un inmenso legado como uno de los miembros más importantes de una de las bandas de rock más legendarias.

Muchos decidieron rendir su propio tributo a Watts recordando algunos de su mejores momentos como músicos o recuperando algunas de sus anécdotas más impresionantes. Es el caso de la que recuperamos hoy, sacada de la biografía Life, de Keith Richards, hace unos años, que involucraba al batería.

Según recuerda el guitarrista, el cantante Mick Jagger llegó a estar tan crecido dentro de la banda que su ego se volvió difícil de manejar. En 1984, estando la banda en Amsterdam, Richards recuerda una noche de borrachera en la que el cantante mandó llamar al hotel donde se encontraba Watts, demandando su presencia al grito de «dónde está mi batería».

La leyenda cuenta que luego Watts se levantó y se adecentó, con traje limpio y afeitado fresco, y bajó para encontrarse con Jagger. En el momento del cruce, el batería le asestó un puñetazo en la cara, a lo que le siguió la siguiente expresión:

No vuelvas a llamarme tu batería en la vida. ¡Tú eres mi puto cantante!

VíaFar Out Magazine
Artículo anteriorHypnotic Brass Ensemble – This is a Mindfulness Drill: A Reimagining of Richard Youngs’ ‘Sapphie’
Artículo siguienteEl niño de la portada de Nevermind demanda a Nirvana por pornografía infantil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.