Russian Circles — Guidance

Llegamos a un punto con determinadas cosas que las damos por muertas incluso un poquito antes de llegar a ese extremo, pero porque intuimos que ya han llegado a ese punto de no retorno donde nunca volveremos a ver ese pico máximo que nos enamoró en su momento y no es previsible que la cosa vaya a mejorar. Por tanto, terminamos dejando de lado hasta grupos de música con la convicción de que no nos perderemos grandes cosas en el futuro. Yo he he llegado a ese punto numerosas veces con infinidad de grupos y he estado cerca de hacerlo con Russian Circles.

No es que diera a los de Chicago por muertos, pero sí me creía que tras un disco como Memorial (Sargent House, 2013) la cosa difícilmente iría para arriba. Sin ser un disco malo, si era poco estimulante, un disco de procrastinación donde piensas “¿Me escucho este disco? Puf, casi mejor escucho otra cosa”. Ni siquiera me entraron ganas de reseñarlo aquí, aunque tuviese momentos que me gustasen mezclados entre un mar de tibieza e insustancialidad. Y cuando una banda de post-rock/metal llega a un punto así, es difícil que vuelva a reenganchar a menos que te llames Mogwai. Por eso, me fui haciendo a la idea que mi camino y el de los rusos iba inevitablemente a la divergencia.

Y de repente se cruzó en mi camino ‘Vorel

Russian Circles cuando las cosas fluyen

No es que de repente Russian Circles volvieran a sonar como una banda top en su palo -¿se puede decir que en algún momento lo llegaron a ser? Con Enter (Flameshovel, 2006) se quedaron bastante cerca- y tampoco es que volviera a meter al grupo entre sus mejores momentos ni tampoco es ‘Death Rides a Horse’. Pero aun así, en ‘Vorel’ se aprecia a una banda viva, a una banda haciendo la cosas bien, dejando fluir con naturalidad los pasajes, las guitarras, las percusiones, dejando que el tema evolucione y se nos coja al cuello, que nos haga ver que está ahí. Para una banda de post-rock/metal, un tema así significa bastante.

Aunque más significa un disco como Guidance (Sargent House, 2016), capaz de mostrarnos a una banda recuperando inspiración y capacidad para producir composiciones que nos despierten, que no pasen por un oído y salgan por el otro. Estamos ante un disco donde las piezas fluyen con naturalidad, donde el trío planta la semilla al comienzo y va dejando que germine sin interferir. Es un álbum donde podemos quedarnos impresionados con temas como ‘Mota’, la delicada ‘Afrika’ o la estruendosa ‘Calla’.

7.6/10

Sería exagerado e inexacto hablar de un retorno de Russian Circles a sus mejores tiempos, pero sí que vuelven a aproximarse a cuando eran una banda que apetecía escuchar, de las que se esperaban con cierta moderación sus discos, sabiendo que podías acabar bastante satisfecho con la escucha. Vuelven a ser una banda a la que no te importará seguir. Guidance es un trabajo de los que te apetece escuchar, de los que te hasta atreverías a poner de nuevo una vez terminado. Te podrá llegar a cansar más o menos, pero su sitio en tu biblioteca musical se lo ha ganado, para estar ahí cuando lo necesitas. Y esta vez no te darán ganas de ponerte otra cosa.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.