Cuando eres adolescente, te enamoras. Locamente. Platónicamente, por supuesto, porque a esa edad — antes, al menos — no vas a pillar […]

Anuncios